Advertisement
Advertisement

San Antón y Pedro Orbea ganan espacio con la eliminación de los parterres

25 septiembre, 2017

En la Plaza de San Antón se ha creado una gran explanada en la zona en la que antes había jardines elevados

Las obras de Pedro Orbea y la Plaza de San Antón afrontan ya el ecuador con cambios visibles. Los parterres y jardines elevados han pasado ya a la historia y, en su lugar, se pueden ver ya espacios mucho más amplios.

La parte Este de la plaza San Antón contaba con tres grandes jardineras elevadas de hormigón que han desaparecido por completo. En esta zona se han eliminado los árboles que eran poco valor y estaban en mal estado estructural. Aún así se han mantenido los plátanos. En la zona se realizarán nuevas plantaciones y se colocará nuevo mobiliario.

En Pedro Orbea, por su parte, se han mantenido los árboles más representativos. Se han respetado las secuoyas y un cedro.

En Monseñor Estenaga se ha eliminado una alineación de árboles por ser una especie de gran desarrollo muy próxima a la fachada con objetivo de facilitar la accesibilidad. En este calle se ha recurrido al asfalto fundido para pavimentar la acera.

En la calle Arana se aprecia también otro gran cambio: se han retirado los muretes de hormigón, ante las críticas de los vecinos. Estos muretes complicaban el paso pero, al mismo tiempo, garantizaban la seguridad de los niños que jugaban en el parque, al impedirles acercarse a la calzada. Esta zona de juegos infantiles, eso sí, se respetará tal y como está en la actualidad.

Aún quedan casi tres meses de obras, en las que el Ayuntamiento colocará nuevo mobiliario urbano y retirará el antiguo en todo el entorno.