El Scalextric de Ondarribi: desde 1981 años haciendo felices a los niños vitorianos

11 abril, 2018

El scalextric es la más mítica de las barracas que tiene esta empresa vitoriana

Artículo de hemeroteca de 2014

ondarribi_2En Carruseles Ondarribi son especialistas en hacer sonreír a lo más pequeños de la casa. Y lo son, porque llevan más de 30 años haciéndolo. Son muchos los vitorianos que seguro que recuerdan una de sus atracciones infantiles más conocidas, el Scalextric.

Se creó en 1981. Fue además el primer aparato que se hizo sobre remolque. Según recuerda Javier Goikoetxea, Goiko, presidente la Asociación de Feriantes Autónomos de Euskadi y propietario del Scalextric, en aquella época nadie se atrevía a crear algo así.

El chasis o el esqueleto de la atracción se construyó por encargo en Leciñena;, el resto se fabricó en Caspe. En unos 4 meses este aparato que costó unos 6,5 millones de las antiguas pesetas ya estaba listo. Hoy en día costaría casi 80 millones de pesetas.

Se inauguró un 22 de agosto en Fuenterrabia. A Vitoria llegó poco después, en septiembre del mismo año, para las fiestas de Zaramaga.

En los año 80 el scalextric estuvo presente en todas las fiestas de los barrios de Vitoria. Y es que aquella fue una época muy buena para sus propietarios, ya que la gente salía mucho y disfrutaba de las fiestas.

Y, entre fiesta y fiesta, el scalextric se ubicaba en diferentes puntos de Vitoria-Gasteiz. Habitualmente en solares aún por construir.

El scalextrix tenía un gran ventaja: era rápido de montar y rápido de cobrar, ya que se cobraba en marcha. En aquello tiempos viajar en alguno de sus 21 vehículos sobre el scalextric costaba 5 pesetas, hoy el precio asciende a 2 o 2,5 euros.

A pesar de que el scalextric, como dice Goiko, está viejico, aún hoy en día podemos verlo en ocasiones puntuales. El scalextric fue la tercera barraca que Goiko adquirió después de trabajar con dos carruseles. Tras 40 años trabajando en la feria, además del scalextric, Goiko cuenta con un aerobaby, un baby de cadenas, camas elásticas y una noria infantil. A ello se unen los puestos de churros y chucherías.

Asimismo desde hace ya varios años tiene diferentes puestos de churrerías instalados en la ciudad, como la churrería ubicada a frente al Corte Inglés.