Advertisement
Advertisement

La gran secuoya de Ursulinas se está secando

25 agosto, 2014

Ayuntamiento y Diputación muestran su preocupación por la situación del ser vivo más viejo de Vitoria

En 1860 Juan Ibarrondo plantó en un jardín de Vitoria-Gasteiz un ejemplar de secuoya, procedente de la exposición de Bruselas de 1858. Posiblemente no pensaba que en 2010 esa secuoya iba a cumplir 150 años, superando los 8 metros de perímetro y los 40 metros de altura. Es sin lugar a duda un ejemplar único, y por ello está catalogado como árbol singular.

Sin embargo, el aspecto que presenta la secuoya este verano es verdaderamente preocupante y triste, tal y como ya han observado desde la Diputación y el Ayuntamiento. Una situación que ha llamado la atención de varios lectores de este medio, que observan cómo el impresionante árbol está secándose y para nada tiene un color verdoso propio de esta especie. El marrón domina en la mayoría de las hojas, aunque en la parte baja casi no hay hojas.

Desde el Ayuntamiento confirman a Gasteiz Hoy que el servicio de Parques y Jardines es consciente de la situación en que se encuentra la secuoya. Al tratarse de un árbol singular y pese a estar en un terreno municipal, su control y mantenimiento corresponde a la Diputación. Por ello los servicios técnicos de la Diputación van a realizar un estudio para saber exactamente por qué se está secando y cómo frenar el deterioro del ser vivo más viejo de nuestra ciudad.

El Parque de la Secuoya es uno de los pocos de la ciudad que cuentan con un horario de apertura y de cierre. En la actualidad se trata únicamente de un pequeño espacio, pero el objetivo era integrar la secuoya en el nuevo parque interior que se iba a construir en el huerto del convento de las Brígidas: entre Landazuri, Vicente Goikoetxea y Urkide. Pero el proyecto de momento camina muy despacio.

Nuevo edificio cercano

Hace ya casi una década que la secuoya recibió a unos metros de su tronco un nuevo edificio en el Colegio Ursulinas (ahora Urkide). Ha sido la única actuación que se ha realizado en la zona recientemente, y a una distancia teóricamente prudencial para no dañar las raíces.

La situación de la secuoya preocupa a los técnicos municipales, y más teniendo en cuenta que la semana pasada se taló en el Parque del Prado un ejemplar similar, que llevaba ya un tiempo sin vida. El del Parque del Prado era una secuoya más joven y pequeña que la de Urkide, pero su muerte estuvo relacionada con la construcción de unos chalés en Villa Bergara. La construcción de estos edificios afectó a las raíces del gran árbol, que acabó siendo talado la semana pasada, como se observa en la imagen de @santivitoria.

secuoya prado

Secuoya retirada la semana pasada en El Prado

20140825-132000-48000815.jpg

20140825-132001-48001178.jpg

20140825-132000-48000431.jpg

20140825-132001-48001545.jpg