SEA traslada su sede a la Residencia Zubialde, junto al Campus

2 julio, 2022

SEA cambiará sus actuales oficinas por la casona de la Calle Álava, que requiere una rehabilitación integral

SEA Empresas Alavesas se muda. O se mudará en dos años, cuando concluyan las obras de la nueva sede. El traslado es una permuta de la Residencia Zubialde por su actual sede de Pasaje Postas. El propietario de Zubialde cederá la casona a cambio de recibir las oficinas actuales de SEA. Oficinas que, probablemente, se reconvertirán en viviendas.

residencia zubialde

Las oficinas actuales están en pleno centro, pero para SEA es un lugar complejo. Esta ubicación dificulta los desplazamientos desde los polígonos industriales u otros puntos de Álava, dada la complejidad para llegar hasta Pasaje Postas en coche. El traslado de las oficinas de SEA a la Calle Álava acercará además a los empresarios al Campus de la UPV/EHU y a Egibide Nieves Cano.

Un lugar estratégico para las empresas. Las obras en la antigua residencia Zubialde aún no ha comenzado, por lo que el traslado aún deberá esperar casi dos años.

La Residencia Zubialde pertenecía a Diputación, pero en 2018 fue adquirida mediante subasta por Inversiones Inmobiliarias Osintxu S.L.. Una sociedad creada meses antes con José Ramón Díaz de Azua como representante. La empresa pagó en subasta 840.000 euros a Diputación. Es un edificio que requiere de una reforma integral. Apenas un mes después de adjudicarse el edificio, un incendio provocado dañó parte de la estructura.

Edificio tradicional vasco

El Palacio Zubialde está en el número 37 de la calla Álava, en la zona denominada Ciudad Jardín. Se trata de una edificación de fisonomía tradicional vasca, que data de 1951. Diputación Foral compró el edificio en 1982 a la Congregación de los Hermanos de la Inmaculada Concepción.

Abrió en 1986 como residencia para personas con discapacidad intelectual por parte del Instituto Foral de Bienestar Social. El inmueble está desuso desde el año 2013, y es que las numerosas barreras arquitectónicas impedían su utilización como residencia pública. Aquel año, las personas usuarias de la residencia fueron trasladadas a otros recursos forales adaptados y el inmueble ha permanecido vacío desde entonces.