Advertisement
Advertisement

Semana Santa: De la multitud devota de los 50 a la procesión atea de 1985

11 abril, 2020

Vitoria-Gasteiz fue un bastión de la fe católica hasta que, con la llegada de la democracia, la asistencia a las procesiones se desplomó

ARQ-0253_17(2)+Autor ARQUÉ. 1957. Procesión de Semana Santa

Vitoria ha sido desde siempre uno de los bastiones de la fe católica, haciendo gala de ese dicho de "ciudad de curas y militares". A mediados de siglo acontecimientos como la Semana Santa o el Corpus Christi eran auténticas muestras de fervor religioso en las calles.

Sin embargo, con la llegada de la democracia la asistencia a estos eventos sufrió un bajón espectacular, hasta el punto de que hubo manifestaciones sin apenas público ni cofrades.

En la última década, sin embargo,  se ha recuperado la asistencia y los penitentes vuelven a ser un número suficiente para poder trasladar y escoltar los 6 pasos del jueves y los 12 del viernes.

Eso sí, las multitudinarias manifestaciones han pasado a ser mucho más reducidas, aunque ya no corren peligro. Hubo años, a mediados de los 80, en los que los cofrades recorrían prácticamente solos las calles de la ciudad sin apenas espectadores y siendo incluso increpados.

  • Manifestaciones ateas

Incluso, se llegaron a organizar procesiones ateas alternativas. Años en los que la tensión en Vitoria era importante en todos los ámbitos y que se trasladó a lo religioso. La primera convocatoria se realizó en 1984tras una asamblea de Hala Bedi, Patxi Ardanaz definía así entonces la convocatoria: "Estábamos unas 50 personas, se hicieron cruces de madera ahcia abajo y carteles con el lema Yo Soy Ateo y Poteo. La gente estaba muy cortada, éramos conscientes de que era una cosa muy extraña".

Un año después la polémica llegó con un cartel en el que la virgen salía haciendo una felación a Cristo Crucificado. Tras la procesión atea de Jueves Santo de 1985 se llegaron a lanzar piedras contra la sede del Obispado.

En 1987 la procesión fue prohibida por la Delegación del Gobierno. En alguna ocasión se llegó a sacar en procesión a San Mangarrán. Estas procesiones se sucedieron hasta finales de los 80.

  • Carteles de Hala Bedi recogidos por la Fundación Sancho el Sabio

ARQ-2804_05(5)+Autor ARQUÉ. 1967. Procesión de Jueves Santo

Antes de esos años, en los 40, 50 y 60, la Semana Santa era una fiesta, y no hay más que ver la vestimenta de quienes aparecen en las imágenes como espectadores.

Pocos son los que ahora acuden a ver las procesiones con sus mejores galas, como si fuesen a una boda. Ni siquiera los sacerdotes exhiben ya esa pomposidad que se pueda apreciar en una de las imágenes.

También en Vitoria las Fuerzas de Seguridad participaban en los actos religiosos. En numerosas ciudades esto aún se sigue haciendo (baste con nombrar al Cristo de la Legión en Málaga), pero en Vitoria ya no acompañan a los cofrades.

GUI-III-014_25+Autor E.Guinea. Sin fecha. Procesión de Viernes Santo

Las imágenes dejan ver además algunas zonas antiguas de Vitoria. Los establecimientos de la Plaza de la Virgen Blanca o incluso parte del Convento de San Francisco, que fue demolido en los años 30 y que estaba ubicado en el actual edificio de Hacienda y el Gobierno Civil.

Imágenes de Arqué (1957 y 1967) y Enrique Guinea. Procesiones del jueves Santo y Viernes Santo. Propiedad del Archivo Municipal. Prohibida su reproducción