Sin intensidad en Milán y con la vista puesta en el CAI

18 enero, 2014

Un Laboral Kutxa con la cabeza, tal vez, más puesta en la Liga Endesa que en la Euroliga cedió en Milán tras un mal partido que maquilló al final. Los italianos llegaban a la cita con la moral por las nubes tras sus últimos resultados y su plantilla con jugadores impredecibles hacía presagiar un envite […]

Un Laboral Kutxa con la cabeza, tal vez, más puesta en la Liga Endesa que en la Euroliga cedió en Milán tras un mal partido que maquilló al final.

Los italianos llegaban a la cita con la moral por las nubes tras sus últimos resultados y su plantilla con jugadores impredecibles hacía presagiar un envite complicado. Así se demostró de inicio con los italianos enchufadísimos (11-4) y con el partido moviéndose en altos niveles de intensidad. Laboral Kutxa sacaba rédito, como casi siempre, de los minutos en pista de Pleiss mientras los italianos movían con más agilidad y sobre todo más acierto (18-13). En unos últimos instantes eléctricos los italianos abrieron brecha para terminar mandando 26-18.

Había que igualar el grado de intensidad y agresividad para tener alguna opción y se vio en el segundo periodo. Scariolo recurrió a Hamilton para dar guerra en la pintura pero en la línea exterior la superioridad italiana seguía siendo clara y se reflejaba en el marcador donde las ventaja superaban la decena de puntos ya para el conjunto local. Jerrels, Moss hacían daño y el bonus beneficiaba al conjunto italiano que sacaba partido del tiro libre para sumar y mantener diferencias (41-29). La tensión era manifiesta y Nocioni se convertía en el centro de las iras, mientras el partido se iba enredando cada vez más con constantes parones. Al descanso 48-38, mal menor para un primer tiempo de inferioridad.

El paso por el vestuario no cambió mucho el partido. Los italianos siguieron dominando los tiempos del mismo con ventajas cómodas mientras Scariolo rotaba buscando un quinteto que fuera capaz de salir algo respondón pero no había manera. Los porcentajes ofensivos baskonistas eran flojísimos mientras los jugones de la plantilla italiana se encontraban cada vez más sueltos ante la vulgar oposición del Laboral Kutxa. Las ventajas se acercaban a la veintena (61-44) pero el cuarto tocaba a su fin con un maquillado 63-50.

En los últimos diez minutos los italianos lucieron individualidades mientras el Laboral Kutxa recogía el guante a través de Hamilton, Jelinek o Nocioni. En un momento de acierto se logró un rápido parcial y reducir la ventaja hasta los seis puntos (72-66) en un visto y no visto, instalando el nerviosismo en la cancha trasalpina. Durante unos minutos se creyó en la remontada y se tuvo posesiones para meterse de lleno en el partido pero ninguno acertó en momentos de imprecisión hasta que Hacket enterró el partido con un triple clave. Baskonia, de la mano de Jelinek, peleó hasta el final, (78-74, min39) pero ya era demasiado tarde y los italianos terminaron imponiéndose por 83-76.

La derrota deja mal sabor de boca por la sensación de que con un cuarto decente, el último, se tuvo posibilidades de incluso enjuaguar un partido malo en líneas generales pero la derrota es merecida. Sin tiempo para pensar, hay que volver de Milán para enfrentarse al CAI Zaragoza en otro partido fundamental para alcanzar la Copa del Rey.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad