Advertisement
Advertisement

Sol, café y brisa

28 septiembre, 2014

Arrate Deza ofrece su blog Ciudad Relato

Ciudad Relato"Irene salió de casa pronto. Llevaba una falda verde, una camiseta blanca y un bolso de tela grande, de esos que cogen la forma de lo que llevan dentro. El libro que metió en él chocaba con su cuaderno, y con un par de bolígrafos azules que andaban desperdigados por el fondo. El pañuelo en el pelo le daba ese aire hippy con el que se sentía tan cómoda. Estaba feliz, y se notaba. Cruzó un par de sonrisas con una chiquilla que le dio propaganda de una tienda de lencería y con un hombre que le preguntó cómo llegar a la calle Dato. A Irene le gustaban esos días de fiesta entre semana, esos días que no eran de nadie en los que las calles tienen otro color.

Se sentó en una terraza y pidió un café, le gustaba sentir el sol en las pocas mañanas limpias que te regala Vitoria. Y allí sentada, con el café entre sus manos y concentrada en su aroma, le vio. Al principio no le dio importancia, parecía un anciano como tantos otros, de esos que te encuentras en las mañanas soleadas paseando por el centro. Iba con un periódico bajo el brazo, bien vestido, y andaba tranquilo. Se acercó sin prisa a la terraza de Irene y pidió un vino. A ella le gustó la placidez que desprendían sus maneras. Disfrutaba de su vino y de la charla con el camarero. Su risa era franca, de las que reconforta oír. Sorprendió a Irene mirándole y elevó su copa a modo de saludo. Ella le devolvió una sonrisa.

Volvió Irene a su cuaderno y el anciano a su vino, mientras una brisa fresca y limpia jugaba con las sillas y Vitoria seguía ofreciendo vida."

Arrate Deza ofrece su blog Ciudad Relato