Solidez baskonista para asaltar La Mano de Elías

21 noviembre, 2013

Fantástica victoria del Laboral Kutxa en el Nokia Arena sobre el Maccabi de Tel-Aviv en un partido muy sólido del equipo que supone dar un paso de gigante hacia el ansiado Top16. El equipo salió mandón y dispuesto a no intimidarse por el caliente ambiente que siempre colorea el Nokia Arena. Con una buena actividad […]

Fantástica victoria del Laboral Kutxa en el Nokia Arena sobre el Maccabi de Tel-Aviv en un partido muy sólido del equipo que supone dar un paso de gigante hacia el ansiado Top16.

El equipo salió mandón y dispuesto a no intimidarse por el caliente ambiente que siempre colorea el Nokia Arena. Con una buena actividad defensiva y variantes como una zona 2-3 y una labor coral en ataque (Pleiss, Jelinek o Hodge sumaban puntos) los de Scariolo presentaban sus credenciales para presentar batalla y optar a la victoria (16-20, min10).

El retorno de Hamilton sentó bien al equipo. El americano hizo daño en su retorno y Baskonia seguía por delante (21-27) trabajando con mucha solidez. Los locales recurrieron entonces a su argumento más fiable, las individualidades, para sumar y lograron empatar el partido a base de faltas y penetraciones plagadas de calidad (31-31). El partido se igualó y se llegó al descanso con 35-34.

El Maccabi salió con el cuchillo entre los dientes tras el paso por los vestuarios y con un parcial de 8-0 en poco más de dos minutos provocó el tiempo muerto de Scariolo. La entrada de Hamilton despertó al equipo que cerró su aro (los locales anotaron seis puntos en los más de siete minutos restantes) y remando poco a poco, soportando el distinto rasero arbitral con los contactos y moviendo el balón con acierto Baskonia logró no sólo no marcharse del choque sino voltear el electrónico con un 6-17 que le permitió encarar el último cuarto con un favorable 49-51.

En el momento clave volvió la versión más sólida del equipo. Con Pleiss como estilete ofensivo, Laboral Kutxa dominaba los tiempos del partido aprovechando a un Maccabi ansioso y la ventaja se instalaba entre los cuatro-seis puntos. Sin embargo, una decisión más que polémica de los arbitros convirtiendo tres tiros libres a favor en dos tiros libres en contra desordenó el partido.

Baskonia se contagió de la locura que provocaban los americanos del conjunto hebreo y la ventaja de seis puntos se dilapidó (62-63, min38). Una buena canasta, cómo no, de Pleiss dió tranquilidad, precisamente lo que le faltaba al conjunto local que no acertó en su ataque y Jelinek puso en cinco la diferencia (62-67) a menos de medio minuto del final. Los locales perdieron el balón y los vitorianos cerraron el partido desde el tiro libre (65-70).

La victoria tiene un valor tremendo. El equipo se ha rehecho a las dificultades para sumar una importante victoria en liga sobre Unicaja y un fabuloso triunfo en Israel gracias a una gran labor de equipo donde ha destacado un Pleiss que empieza a desprender aroma de crack. El triunfo supone dar un paso enorme hacia el TOP16 para lo que todavía habrá que remar mucho pero que ya está más cerca, sobre todo por la imagen del equipo.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad