Advertisement
Advertisement

SOS Racismo reclama a De Andrés 79.000€ por sus acusaciones de fraude

25 septiembre, 2014

El Diputado General de Álava llamó "maestros del fraude" a SOS Racismo

SOS RacismoEl responsable de SOS Racismo en Álava, Fede García, ha presentado este jueves una denuncia contra Javier de Andrés, en la que le reclama 79.296 euros por daños. Fede García se refiere en concreto a las declaraciones en que De Andrés acusó a SOS Racismo de ser "los maestros del fraude". Fede García ha presentado por ahora una demanda para un acto de conciliación que, en caso de no prosperar, desembocaría en una querella. Esta demanda llega tras dar un plazo de 15 días a De Andrés para que se retractara de sus palabras, pero el Diputado General ha insistido en su discurso.

La demanda se une a la presentada en su día contra Javier Maroto y que investiga la fiscalía. En aquella ocasión la demanda era por incitación al odio con las declaraciones del alcalde.

igualdadEste mismo miércoles el consejero de Asuntos Sociales, Juan Mari Aburto, criticaba a SOS Racismo por recurrir al ámbito judicial. En una entrevista en Onda Cero aseguraba: "Las discusiones de orden político deben quedar en el ámbito político o administrativo, nunca en el ámbito penal".

Curiosamente el Gobierno Vasco ha puesto en marcha una campaña institucional de respeto hacia los colectivos inmigrantes, en el que se hace ver que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos. Esta campaña fue criticada por el PP, que ve en ella una respuesta a las declaraciones de Maroto sobre la RGI.

El Gobierno Vasco también tuvo que salir a aclarar la cuantía de los recibos difundidos y viralizados por Whatsap.

Maestros del Fraude

En cuanto a las declaraciones del Diputado General de Álava, De Andrés acusó hace varias semanas a SOS Racismo de haber empadronado de forma ficticia a 1.252 inmigrantes en su sede de Zapatería. Además tildó a la organización de "maestros del fraude" y cifró incluso en 13 millones de euros el coste de estos empadronamientos, suponiendo que todos ellos cobraban ayudas sociales. Si todas esas personas hubiesen cobrado ayudas sociales "la broma habría costado 13 millones de euros", aseguró De Andrés. Desde entonces Javier de Andrés ha cogido el guante de las declaraciones lanzadas inicialmente por Javier Maroto.

El Diputado General de Álava se refería a una noticia de 2006. En aquel entonces el Ayuntamiento dio de baja a más de 300 inmigrantes empadronados en la sede de SOS Racismo. Una sede que lleva años sin uso tras una inundación