Los entrenadores, las becas bancarias y el cuidado de menores graves no tributarán IRPF

16 noviembre, 2016

La Diputación aprueba algunas medidas encaminadas a facilitar el afloramiento de los trabajos en negro

La Diputación ha puesto en marcha una serie de medidas fiscales, enfocadas a luchar contra el fraude, pero que también incluyen exenciones importantes, como la exención de IRPF a los entrenadores y monitores de clubes deportivos.

Desde hace dos años los entrenadores están obligados a estar contratados o ser voluntarios. Una situación que generó problemas en varios clubes escolares, donde hasta ese momento el pago, que era testimonial se daba directamente. Ahora, aunque las empresas tendrán que seguir cotizando a la Seguridad Social, sí se declaran exentos los rendimientos obtenidos por monitores o árbitros del deporte escolar o federaciones deportivas territoriales. Es uno más de los cambios adoptados.

Pero además la Diputación Foral de Álava plantea declarar exentas las prestaciones reguladas en la Ley general de la Seguridad Social vinculadas al cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

En la misma línea, se dan facilidades a los estudiantes mediante la exención para las becas concedidas por fundaciones bancarias para cursar estudios reglados, tanto en el Estado español como en el extranjero, en todos los niveles y grados del sistema educativo, así como para las concedidas por las mismas fundaciones para la
investigación. Además, se propone facilitar las exenciones relativas a la prestación única por desempleo y se plantean exenciones para el ahorro previsional para mayores de 65 años.

Además se crea una deducción del 30% para la producción de series, películas o documentales. Esa deducción aumentará al 40% en el caso de que las producciones tengan como lengua original el euskera. En este caso al menos el 50% de la base de la deducción debe corresponderse a gastos realizados en Álava y el importe no podrá ser de más de 3 millones de euros.

  • Lucha contra el fraude

Además se han puesto en marcha algunas acciones contra el Fraude: se amplía a veinte años el plazo de prescripción las comprobaciones de bases, cuotas y deducciones. También se amplía el tiempo para mantener las medidas cautelares adoptadas por expedientes de delito fiscal a seis meses, así como el plazo de duración del procedimiento de inspección a 18 meses. 

Asimismo, se regulan de forma minuciosa y detallada las actuaciones y procedimientos de aplicación de los tributos en materia de delito fiscal. En este sentido, destaca especialmente que la comunicación a la autoridad correspondiente de la posible existencia de delito fiscal no impide a la Administración practicar liquidación y proceder a su recaudación, aun cuando no haya finalizado el proceso penal.

Si se aprueba la citada reforma, será posible para la Hacienda alavesa reclamar pruebas de las operaciones efectuadas, más allá de las facturas. Además, entre otras novedades, se incrementan las sanciones por el incumplimiento de las obligaciones contables, registrales y por manipulación de archivos informáticos.