Tánger suma más multas por no arreglar su palacio

9 mayo, 2022

El propietario del palacio Álava Esquíbel debe ya más de seis multas por valor de 174.443 euros

Tánger sigue sin arreglar el palacio Álava Esquível y acumula ya seis multas. En total, son 174.443 euros los que debe al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en concepto de impuestos y tasas. La ciudad marroquí es la propietaria de este edificio, pero lo ha descuidado y pasa de rehabilitarlo.

El problema es que el Ayuntamiento vitoriano no logra contactar con Tánger. Hace un tiempo que la asesoría local que ejercía como su representante rescindió el contrato con la ciudad africana tras varios incumplimientos. Esto supone que los inquilinos que viven en el edificio (no está vacío como otros palacios del Casco) tampoco están pagando su alquiler.

Palacio Alava Esquivel, propiedad de Tánger

Por ahora, la postura del gobierno municipal es la de seguir imponiendo multas coercitivas a Tánger. La normativa establece que se pueden imponer un máximo de diez sanciones, y Vitoria las agotará. "Se ha tomado la decisión de agotar el procedimiento de las multas", confirman desde el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

"No peligra la seguridad estructural del edificio"

"Estamos trabajando en el difícil contacto y en la resolución de este asunto con todos los medios disponibles", ha asegurado César Fernández de Landa, el  concejal de Planificación y Gestión Medioambiental. Además, ha recalcado que "en ningún momento está en peligro la seguridad estructural del edificio y por eso se ha decidido agotar el procedimiento de multas".

Desde Elkarrekin, Oscar Fernández ha acusado al Ayuntamiento de "desgana". También ha recordado que el palacio Álava Esquíbel está en la Lista Roja de Hispania Nostra por su deterioro y "grave peligro de desprendimiento".

Construido entre 1488 y 1535

El palacio es un edificio construido entre 1488 y 1535. Fue mandado construir por Pedro Martínez de Álava y María Díez de Esquivel, pero se terminó bajo la dirección de su hijo Diego de Álava y Esquivel. El edificio ha sufrido muchas modificaciones en estos siglos, y se desconoce cuál era su aspecto original. En el siglo XIX sufrió una ampliación y en 18891 se derrumbó parte el ala norte.

Desde hace 13 años el Ayuntamiento ha exigido a Tánger su reparación, pero Tánger no tiene interés en su arreglo.