Taxistas renuncian a las noches de los sábados por "la pérdida de respeto" de los clientes

11 abril, 2022

El fin de la pandemia ha aumentado las discusiones y las faltas de respeto de quienes salen de fiesta hacia quienes están trabajando

El fin de la pandemia ha desatado la euforia en la población. Se nota cada sábado en las calles de la ciudad: los bares están llenos desde media tarde, cuando aún es de día. El tardeo se junta con la fiesta nocturna y aumentan los momentos de desenfreno. Pero, en ocasiones, esta euforia acaba con gente 'pasada de vueltas'.

El exceso de alcohol se mezcla con la tensión acumulada en dos años de pandemia, restricciones y limitaciones. Causas, que no justificaciones, para que algunos pierdan el respeto con los trabajadores nocturnos, discutan por cuestiones banales o saquen su lado violento. Los hosteleros lo llevan notando desde el fin de las restricciones, especialmente cuando llega la noche.

taxi noche vitoria sabados

Muchos taxistas han renunciado a trabajar la madrugada del sábado al domingo

Los taxistas también han notado esta "pérdida de respeto" hacia quienes trabajan en la noche. Hasta el punto de que muchos han renunciado a trabajar la noche del sábado al domingo. Tras la pandemia se ha notado "más euforia", y esto deviene que "la gente va pasada y se ha perdido el respeto hacia los trabajadores", explica Izaskun López de Sosoaga, presidenta de la Federación Alavesa del Taxi.

"Te puedes buscar un problema simplemente por pedir al viajero que se ponga la mascarilla", comenta López de Sosoaga. En realidad, el momento más complicado está entre las 4 y las 6 de la madrugada aproximadamente. Es el momento de cierre de los pubs y posteriormente de las discotecas.

"Son horas complicadas, hay gente muy pasada y tú como taxista miras por tu integridad", explica López de Sosoaga: "Hay situaciones que te asustan y trabajar se convierte en algo desagradable". Algunas discusiones han terminado con un retrovisor del taxi roto o con la negativa a pagar la carrera. Los taxistas tienen la posibilidad de negar el servicio a un cliente si le ven mal, pero el posible giro violento es muy difícil de prever.

Antes un cliente 'pasado' se dormía o incluso vomitaba, pero ahora hay más violentos

El perfil de cliente 'pasado' ha cambiado tras la pandemia. Siempre ha habido clientes que "suben mal al taxi y se duermen" o incluso acaban vomitando. Pero el perfil de cliente violento es ahora más frecuente, en cualquier edad: "Al principio eran los jóvenes los que iban con más euforia, pero ahora te la puede liar también uno de 40", explica Izaskun.

Es una tendencia que también aprecian los camareros, con la pérdida de respeto hacia quien está detrás de la barra. Los hosteleros también buscan evitar esos momentos de tensión, pero al llegar la noche es muy difícil saber quién la puede liar. Las discusiones o las malas formas son algo frecuente desde la reapertura de la noche vitoriana.

Cuándo trabajan los taxistas

Vitoria-Gasteiz cuenta con 194 licencias de taxi. Las licencias son unipersonales: cada propietario de la licencia es el propio conductor, y solo puede haber un conductor por taxi. En otras ciudades es posible que un vehículo esté circulando las 24 horas con distintos conductores, pero esto no es posible en Vitoria-Gasteiz: la normativa solo permite a los taxistas ser ellos mismos los conductores. Solo hay excepciones en casos de embarazo o baja prolongada.

Los taxistas no están obligados a trabajar o dejar de trabajar. Pueden salir a la calle cuando ellos decidan, siempre cumpliendo los tiempos de descanso necesarios por ley. Por eso cada taxista decide por sí mismo cuándo sale a la calle. Y la actitud de algunos clientes ha provocado que sea cada vez más difícil coger un taxi en Vitoria-Gasteiz para volver a casa tras un día de fiesta.