"Te he dicho que no funciona la rampa, y no funciona"

25 noviembre, 2022

Las personas en silla de ruedas sufren en múltiples ocasiones los fallos de las rampas automáticas de Tuvisa

Ir en autobús es una ruleta de la suerte para las personas en silla de ruedas. Especialmente cuando ven llegar un autobús gris de Tuvisa. Estos vehículos cuentan con una rampa automática que, de forma frecuente, da problemas. Y, cuando no funciona la rampa, hay dos opciones: subir a pulso con la ayuda de otros usuarios o esperar al siguiente bus.

Este lunes la imagen se repetía otra vez en un autobús gris de la línea 5. Una pareja ayudó a un hombre en silla de ruedas a subir al autobús, pero el problema se repitió al bajar. Este hombre reclamó en varias ocasiones al conductor que activase la rampa, a lo que el propio conductor respondió: "Te he dicho que no funciona la rampa, y no funciona", asegura en un vídeo recibido por Gasteiz Hoy. Ante lo que el afectado le pedía: "En la siguiente parada lo vuelve a intentar, y en la siguiente, y en la siguiente, hasta que venga un técnico de Tuvisa y lo arregle".

tuvisa eginaren eginez

Pasajeros presentes en este viaje lamentan que el conductor no pidiese un autobús sustituto para enviar a cocheras este vehículo. En un viaje anterior, el propio afectado tuvo que 'saltar' del autobús con la silla de ruedas y sin la rampa colocada, con el consecuente peligro.

Un autobús sigue funcionando con la rampa estropeada, pero se envía a cocheras si se rompe el retrovisor o el aire acondicionado

Eginaren Eginez explica que este es un problema demasiado antiguo, y lamenta que Tuvisa no retira los buses con la rampa estropeada. "Un autobús se envía a cocheras si se rompe un retrovisor, falla la puerta o no tiene calefacción. Pero, cuando falla la rampa, sigue circulando de forma normal", lamenta Igor Nabarro. Es decir: Tuvisa trata una rampa estropeada como si fuese un rayón en el vehículo: "Es un fallo suficientemente grave como para retirar el vehículo".

Este problema afecta especialmente a los buses grises. No solo por ser los más antiguos, sino porque solo tienen una rampa automática. Los buses más modernos, así como el BEi, cuentan también con una rampa manual, que garantiza su funcionamiento en todo momento: "Algunos choferes utilizan directamente ya la rampa manual. puede parecer arcaico, pero saben que no va a fallar", concluye Nabarro.