La factura electrónica será obligatoria para todas las empresas en 2022

23 febrero, 2021

La Diputación obligará en 2022 a todas las empresas alavesas a implantar un software que permita enviar la información directamente a Hacienda

La Diputación obligará a todas las empresas alavesas y autónomos a emitir facturas y facturas simplificadas de forma electrónica. Para ello tendrán que tener un programa conectado a Hacienda. Será el proyecto TicketBai, que entrará en vigor en 2022 y obligará a miles de autónomos a modificar sus sistemas y adquirir nuevos software. El sistema enviará directamente las facturas emitidas a Hacienda.

La previsión inicial era comenzar con la factura digital en 2021. Pero la pandemia ha retrasado su obligación hasta el 2022 para dar más margen temporal a los negocios del territorio a adaptarse.

factura diputacion

Pero los trámites normativos continúan su curso y el Consejo de Gobierno Foral ha dado luz verde a las modificaciones necesarias para establecer determinados softwares de facturación –compatibles con TicketBai- con carácter obligatorio. De esta forma, con cada factura se introducirá un código encriptado que llegará a tiempo real a la Hacienda Foral e impedirá la ocultación de ventas.

Además, el cliente podrá comprobar en el momento si el ticket que recibe por un servicio o producto ha sido declarado, a través de un código QR muy fácil de identificar.

La aplicación comenzará en enero de 2022 de forma voluntaria. Posteriormente, a partir de abril, se irá haciendo obligatorio por sectores. Es un método que busca la transparencia, pero que supone cambios profundos en la gestión de las facturas por parte de las empresas y autónomos.

Nuevas deducciones

La modificación tributaria establece deducciones para facilitar la compra de los nuevos sistemas de facturación. Se podrá deducir un 30% de los gastos e inversiones que se realicen para la adaptación a TicketBai, tales como adquisición de equipos, terminales o softwares.

Estas obligaciones van a ser de aplicación a las personas contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas que desarrollan actividades económicas y del Impuesto sobre la Renta de No Residentes con establecimiento permanente