Advertisement
Advertisement

El mal tiempo y el cambio de hora adelantan el toque de queda

26 octubre, 2020

Desde las 9 de la noche eran pocas las personas que estaban en la calle este domingo

Vitoria se recogió este domingo mucho antes de lo que marcaba el toque de queda. No hizo falta, en realidad, ninguna limitación legal. El mal tiempo, el cambio de hora y el agotamiento de muchos dejaron la ciudad casi desierta ya desde las 9 de la noche.

Porque el primer domingo con horario de invierno siempre suele ser así: un día de tristeza, de apatía. A las 18:30 comienza a oscurecer y eso no le gusta a nadie. Este domingo fue, para muchos, tarde de manta y peli, mientras veían llover tras el cristal. Y es que el tiempo es el mejor aliado para un confinamiento, especialmente en los domingos.

calle sancho el sabio vitoria

Sancho el Sabio, este domingo a las 22:00

A las 21:00 ya eran pocos los que aún seguían en la calle o en los bares: bien paseando, apurando los potes del domingo o viendo el partido en el bar. La lluvia expulsaba a los más valientes de las terrazas y la soledad en las calles hacía el resto. La tristeza volvía a la ciudad.

Este lunes el Lehendakari Iñigo Urkullu decidirá si el toque de queda en Euskadi se mantiene a las 23:00, se atrasa a medianoche o se adelanta a las 10 de la noche. Mientras tanto la ciudadanía vitoriana y alavesa va poco a poco asumiendo, concienciándose o resignándose: por las noches habrá que estar en casa.