Trabajadores de ECN inician hoy la huelga y las negociaciones

12 noviembre, 2014

Empleados de ECN han instalado un campamento frente a la empresa

[list][item icon="fa-heart" ]Noticia Relacionada: Trabajadores de Ros Casares denuncian nuevos despidos y nóminas impagadas[/item][/list]

ecn

Los trabajadores de ECN inician hoy su primer día de huelga, tras haber permanecido dos semanas con permiso retribuido. Hoy arrancan además las negociaciones entre los abogados en busca de una solución para la empresa. ECN General Cable busca la liquidación, al haber paralizado cualquier pedido desde hace varias semanas, aunque los trabajadores exigen la venta o el traspaso de la empresa, ya que existe carga de trabajo y potencial suficiente, aseguran.

En los últimos días los trabajadores se encuentran frente a la fábrica, donde han montado un campamento en el que hacen guardia para denunciar la situación en que se encuentra la empresa. Las 143 personas se reparten por turnos, mientras se calientan al fuego o con un buen café.

Los trabajadores confirman a Gasteiz Hoy que lucharán hasta el final por sus puestos de trabajo. De momento el proceso de negociación se prolongará durante un mes,  en el que la empresa tan sólo aspira al cierre, mientras los trabajadores defenderán sus empleos.

Durante los últimos días la producción ha estado parada y lo peor, dicen, es que en los últimos dos meses han estado fabricando cables para nada: "Lo han hecho para provocar un aumento de las pérdidas de la fábrica y así justificar su cierre" argumentan los trabajadores, que muestran su rabia e impotencia.

A la entrada de ECN se ha construido ya un santuario en defensa del empleo. En la rotonda de La Duna son varias las cruces colocadas por los trabajadores, y frente a la fábrica un maniquí cuelga de un palo en lo alto. En el interior de la caseta los trabajadores intentan pasar el rato: no tienen acceso a la fábrica, aunque sí a las zonas comunes. Unos y otros se apoyan y se relevan. La espera hasta el 12 de diciembre será larga. Hasta entonces sus empleos están en el aire, algo que ninguno de ellos se podría imaginar hace apenas tres semanas.