"Tuve cáncer y me angustia el retraso de Osakidetza en hacerme mamografías"

7 enero, 2023

Una paciente denuncia la demora de Osakidetza en las pruebas que controlan si su cáncer de mama se ha reproducido

Cada seis meses, la ansiedad atenaza a Ana (nombre ficticio). Es el momento de las pruebas (resonancias y mamografías) en Osakidetza para controlar que el cáncer de mama que tuvo en 2021 no se ha reproducido. Pero nunca llegan a tiempo.

"Vivo con angustia el retraso en hacerme la mamografía", confiesa. En julio tiene cita con la ginecóloga para ver los resultados, y ni rastro de la prueba. Y eso que el volante lo tenía desde julio de 2023.

Peligro de que se reproduzca

"En 2021 tuve cáncer de mama en estadio 3C, ya avanzado por los ganglios y la clavícula. En 2022 estuve con tratamiento y, desde hace dos años, mantengo revisiones para prevenir que no se reproduzca, porque tengo un gen mutado, con un 50% de posibilidades de que aparezca en el otro pecho", relata.

mamografia-osakidetza-cancer

Dichas revisiones se producen cada medio año, y se alternan entre resonancias en diciembre y mamografías en julio. Y en cada ocasión, la misma cantinela. "Para las resonancias tengo que pelear cada vez. Y ahora que me toca la mamografía, me dicen que hay mucho retraso y ya. No me dan ninguna solución", critica.

"Me han dicho que, los pocos huecos que hay, los dan a gente con cáncer activo. Y lo entiendo. Pero quienes lo hemos tenido hace poco también corremos peligro. Puede reproducirse. Conozco gente que, en esos 6 meses entre pruebas, le ha ocurrido. Y si me pasa y no lo detectan a tiempo por este retraso, ¿qué? ¿Les denuncio?", plantea.

Pruebas en la privada

Y es que faltan radiólogos en la OSI Araba. Plazas por cubrir y sin plantilla a la que recurrir para hacerlo. Por eso no dan abasto para atender el volumen de este tipo de pruebas que les llegan a diario. Algunas, Osakidetza las está derivando a la privada. En su mayoría, las de diagnóstico por imagen. Ecografías sobre todo. También algunas mamografías.

"Pero nadie se ha puesto en contacto conmigo para ello. Y eso que la cita para ver los resultados es inminente", insiste. Sabe de casos en los que los pacientes, agobiados, "recurren a la privada, se pagan la prueba y así la tienen a tiempo para cuando les toca la consulta". "Pero no es la solución. ¿Hacemos todos lo mismo y así les reducimos las listas de espera?", cuestiona.

Ana no sabe ya qué más hacer: "Me dijeron que hablara con Patología Mamaria, que si ellos decían que era prioritario o urgente, me la harían. Y la respuesta fue que no lo era. Pues muy bien".

"La vida de la gente está en juego"

También ha echado mano de otro recurso muy socorrido y extendido por el boca a boca: "Poner quejas en Atención al Paciente. Dicen que, si hay muchas, adelantan citas o pruebas médicas". A veces funciona, y a veces no. En su caso, por ahora, no lo hace.

"Todo esto me sobrepasa. Me enfada mucho y genera ansiedad. Bastante trabajo tengo para, en mi cabeza, asumir y vivir con lo que tengo como para encima, cada medio año, estar con esta angustia", confiesa. "La vida de la gente está en juego. Luego todo el mundo se pone el lazo rosa y sale a correr. Pero la realidad es que los enfermos de cáncer no tenemos las revisiones correspondientes", denuncia.

Los retrasos de Osakidetza en pruebas de este tipo no son los únicos. Las demoras se extienden, incluso, a las consultas telefónicas con los especialistas, como puedes leer en esta noticia: