Ucranianos en Vitoria: "Tenemos mucho miedo y preocupación por nuestras familias"

24 febrero, 2022

Ucranianas residentes en Vitoria-Gasteiz y familias de acogida viven con incertidumbre las primeras horas de la guerra declarada por Rusia

Los más de 500 ucranianos que viven actualmente en Vitoria-Gasteiz se han despertado este jueves con la noticia de los ataques militares de Rusia a Ucrania. La mayoría tienen a su familia a miles de kilómetros: lo primero que han hecho esta mañana ha sido contactar con ellos. También las familias de acogida que cada verano reciben en sus casas a decenas de niños ucranianos procedentes de Chernobil.

"Mi pareja me ha despertado y me ha dicho que esté tranquila, pero que no llegaban buenas noticias desde Ucrania", cuenta Marina, ucraniana residente en Vitoria desde 2008. Su madre y su hermana viven en Krivoi Rog. Cada hora intenta hablar con ellas para saber cómo están. "Me han dicho que están preparando las maletas, pero no saben dónde van a ir porque las fronteras están cerradas. Además, mi hermana tiene una empresa y es complicado", explica.

La situación para Marina tampoco es fácil: "Intento trabajar y estar tranquila, pero tengo mucho miedo. Además desde aquí no puedo hacer nada. Me cuentan que hay colas enormes en las tiendas y en las farmacias. Quedarse en casa es peligroso para ellas porque escuchan bombas y explosiones".

Viktoriya también es ucraniana y llegó a Vitoria en 2002. Madre de dos niños y una niña, afirma que "esto se veía venir". Viktoriya ha amanecido con decenas de mensajes en el móvil y enseguida se ha dado cuenta de lo que pasaba: "La gente piensa que esto es solo un problema entre Rusia y Ucrania, pero es una Guerra Mundial. Lo llevamos gritando desde 2014, pero nadie nos quiere escuchar. Putin quiere controlarlo todo".

La familia de Viktoriya ha sentido los bombardeos a 8 km de casa

Sus padres, hermanos y sobrinos viven en Lviv, a 80 kilómetros de la frontera con Polonia. "Se han despertado a las 5 de la mañana por el bombardeo a la base militar que tienen a 9 kilómetros de casa y se supone que no es zona de conflicto", explica. Al contrario que la familia de Marina, ellos se quedarán en Ucrania: "Tienen allí su vida, su casa y su trabajo, ¿dónde van a ir?", se pregunta Viktoriya preocupada.

concentracion-ucranianos-vitoria

Iullia vivió en Kiev hasta hace apenas 7 años. Ahora, con 32 y una hija vitoriana, mira con preocupación hacia Ucrania, donde reside toda su familia. A primera hora de la mañana un mensaje de su madre la despertaba: "Me ponía que ya ha comenzado la guerra y que estaban entrando los tanques en la ciudad. Que los cristales de las ventanas temblaban. Estoy muy asustada".

Su madre, enfermera, está obligada a permanecer en Ucrania por su profesión y su padre, como hombre, también. "Muchos amigos están marchándose hacia las fronteras, pero ya no queda gasolina en Kiev. Las farmacias están cerradas y no pueden sacar dinero. La verdad es que no me imaginaba que Putin fuera a ser capaz de atacar Ucrania", afirma.

En 2014, cuando comenzó el conflicto, Teniana se mudó de Donetsk a Dnipro. Pero en 2017 decidieron poner rumbo a Vitoria-Gasteiz, donde reside actualmente con su marido y su hijo. En Ucrania viven todavía sus padres y la familia de su hermano: "Estoy mucho más preocupada ahora que cuando hui de Donetsk. Para mi familia es imposible salir del país y si no detenemos a Putin, va a comenzar la tercera guerra mundial".

Ucrania también guarda desde hace décadas mucha relación con Vitoria-Gasteiz. Cada año decenas de menores acuden a familias de acogida para pasar el verano. Son personas que viven el entorno de Chernobil. Muchas de estas familias de acogida están también pendientes hoy de sus menores.