Un 'lector' de caras para entrar en los salones de juego

16 noviembre, 2022

El Gobierno Vasco exige a los salones de juego más controles en los accesos a estos locales

Más controles para entrar a los salones de juego de Vitoria-Gasteiz. Desde el miércoles 16 de noviembre, 'lectores' de cara y de huellas dactilares registrarán a cualquiera que entre a uno de ellos. La medida se incluye en el nuevo Reglamento del Juego y busca dejar fuera de estos establecimientos a menores de edad y a toda persona que tenga denegado el acceso.

La iniciativa, sin embargo, genera controversia. Tanto entre los responsables de los salones de juego como en muchos de sus clientes. Porque este registro es obligatorio no solo para las áreas de juego, sino también para acceder a las zonas de hostelería. "Hay gente que viene y no les ha hecho gracia, pero es que estamos obligados por ley. No tenemos otra opción", señala Jimena mientras atiende la barra del salón de juego Fueros.

El registro solo es necesario en la primera visita, luego el sistema reconoce la cara y permite, o no, el acceso

Allí apuran los días antes de que entre en funcionamiento la máquina que ya luce en su entrada. Sin embargo, ya han registrado a los primeros clientes que se han prestado a ello. Para ir adelantando trabajo.

Reconocimiento facial salones de juego

Máquina de reconocimiento facial a la entrada del Salón de juego Fueros.

El proceso es bastante rápido. Todos los locales deben tener sistemas informáticos conectados al registro electrónico de personas prohibidas del Gobierno Vasco. "Vienes con tu DNI, lo registramos en una tablet, comprobamos que no hay ningún problema, la cámara de la máquina lee tu cara y ya puedes pasar. La próxima vez que vengas ya es más rápido. En cuanto el sistema informático reconoce tu cara, abre la barrera y entras", detalla Jimena mientras Javi observa todo el proceso.

Temor a dar datos personales

Reconocimiento facial juego

El registro del DNI solo es necesario la primera vez que se accede al local.

Él es un cliente ocasional de este salón de juego. O más bien de la zona de cafetería. Le gusta ir de vez en cuando a tomar un café y un pintxo. Y ni se había percatado del nuevo elemento que saluda a todas las personas que entran. Desconocía esta medida y reconoce que le da “un poco de respeto”, pero se resigna. “Si no queda otra, habrá que hacerlo. Hombre, por el tema de los menores lo veo bien”, valora.

Preocupación por cómo afectará a la hostelería de los salones de juego

La gente tiene miedo de que se queden con sus datos. Yo les explico que esto solo se usa para esto, y que se queda solo en el sistema de nuestro local, que no hay nada más”, asegura Jimena, quien reconoce que para ellas también va a supone más jaleo. Al menos las primeras semanas. “Mientras atendemos la barra, tenemos que estar acudiendo también a la entrada a hacer el primer registro de cada cliente, a ver cómo nos arreglamos”, añade.

En el salón de juego Paradise, Verónica tampoco está contenta con la medida. Teme por la repercusión que tenga en sus ganancias de hostelería. “Es una faena. Nosotros funcionamos muy bien como bar y tenemos mucha clientela que viene solo a tomar o picar algo. Ya nos están diciendo que a partir del día 16 no van a venir, tienen miedo de dar sus datos y que queden registrados en listas del Gobierno Vasco o que aparezcan como jugadores”, reconoce.

Control acceso salones de juego

En el salón de juego Paradise el reconocimiento es facial o de la huella dactilar.

Ante ese argumento, su respuesta es que esa información “solo se queda en el sistema de cada local, que no los vamos a utilizar para nada, pero cada uno es libre para decidir cómo actuar”. Con el aparato ya instalado, solo aguarda la llegada inminente de la barrera.

En su caso, la máquina tiene reconocimiento facial y dactilar. “Basta con el primer registro. En las siguientes visitas, los clientes pueden entrar bien poniendo el dedo o bien mostrando la cara”, detalla. ¿Y hay manera de esquivarlo? “Además de la barrera, hay un sensor y, si pasa alguien sin registrar, empieza a pitar por todo el local”, advierte.

Salones de juego reconocimiento facial

Menos tecnológico es el sistema que emplearán en Retabet. Desde el local de la calle Florida, Sandra indica que serán los propios empleados los que tomen todos los datos al cliente de forma manual. “Tendremos el listado digital de personas prohibidas que maneja el Gobierno Vasco y lo cotejaremos con los DNI. Si nos salta la alarma, les impedimos el acceso”, comenta. Una labor que hasta ahora ya hacían con los menores de edad.

Control apuestas deportivas

Pantalla en Retabet para explicar a sus clientes los nuevos requisitos de acceso.

En el interior del establecimiento, una pantalla ya advierte de que es necesario presentar el DNI para acceder a los locales de apuestas. “Tenemos que hacerlo cada vez con todos los clientes, aunque no sea su primera visita. Por eso les pedimos un poco de paciencia”, solicita Sandra.

Donde no experimentarán cambios, al menos por el momento, es en el Bingo La Pista. “Seguiremos pidiendo la documentación a los clientes, pero no nos han dicho nada de otras medidas de registro. Aunque, al final, seguro que tendremos que hacerlo más pronto que tarde”, asumen.

Ayuda para la ludopatía

Para Asajer (Asociación Alavesa de Jugadores en Rehabilitación), la iniciativa resulta muy positiva. Sobre todo desde el punto de vista de personas con adicción al juego que tienen auto prohibida la entrada. Y que, pese a todo, seguían accediendo.

En Asajer defienden un mayor control también en las máquinas de los bares, donde sí acceden menores

"Hasta ahora, en los salones de juego no pedían DNI, no tenían obligación. Igual en los casos de menores lo solicitaban para asegurarse, porque tienen prohibido el acceso. Pero las personas con problemas de juego entraban perfectamente", desvela Ana Herrezuelo. Psicóloga en Asajer, Herrezuelo considera que cualquier medida "que les suponga una barrera, les va a venir bien. Hablamos de personas que no tienen autocontrol y, este tiene que venir de forma externa".

Por ello, reclama a los establecimientos de juego rigor para cumplir con la normativa y evitar la picaresca de los jugadores. "Hay quien entra por la puerta de atrás, hay sitios donde no siempre se pide el DNI o se hace la vista gorda si no es el propio de la persona...", advierte. Y aboga por realizar inspecciones para que se cumpla esta normativa, sí, pero también aspectos como "los horarios o la presencia de prestamistas en algunos locales, hay muchas cuestiones".

Salones de juego control

Entiende el malestar de algunos establecimientos por la posible afección a su hostelería. Pero también matiza que "no son bares, son salones de juego, y su licencia es de eso. No pueden colocarse al mismo nivel que el de la hostelería".

Precisamente es en los bares donde, alerta, los menores se inician en el juego. "Ahí los hosteleros no controlan que quienes juegan en las máquinas sean menores o no. Y ahí también deberían poner también algún sistema de control a la hora de acceder a estas máquinas tragaperras o de apuestas de los bares. Aunque nuestra reivindicación es que en los bares no debería existir juego", propone.

El nuevo reglamento

tragaperras salon de juego

La del reconocimiento facial y biométrico es una de las medidas más llamativas y visibles de la modificación del Reglamento general de juego de Euskadi. Un cambio que entró en vigor el 15 de febrero y con el que el Gobierno Vasco quiere que haya más control físico y técnico en las entradas de los salones de juego.

No habrá locales de juego a menos de 150 metros de centros educativos

Tanto para menores de edad como para las personas que figuran en el Registro de Interdicciones de Acceso al Juego. Un listado con gente que, o bien tiene denegado el acceso por tener sus facultades limitadas o bien han sido ellos mismos quienes han decidido negarse la entrada, sobre todo por problemas con el juego.

El miércoles 16 de noviembre concluye el plazo de 9 meses para adaptarse a la ley. Y los ‘lectores’ de cara deberán estar operativos en los 209 salones de Euskadi. Algunos de ellos, además, tendrán que cerrar, porque la nueva normativa fija en 170 el número máximo de estos locales.

Tampoco podrá haber más de tres casinos (uno por territorio, aunque en Álava no hay), un hipódromo, 14 bingos y 60 locales de apuestas. Y no se otorgarán nuevos permisos de explotación de máquinas para la hostelería en los próximos tres años.

En cuanto a las distancias físicas mínimas obligatorias entre establecimientos de juego, estas deberán ser de 500 metros radiales. Y no podrá haber ninguno de estos locales a menos de 150 metros de los centros educativos reglados.