Un rodillo anotador

5 mayo, 2013

Laboral Kutxa salió victorioso de un extraño partido en Murcia donde volvió a dar muestras de su potencial anotador y del buen momento de cofianza que atraviesan algunas de sus piezas. Como ya ocurriera en Bilbao hace cuatro días, Laboral Kutxa salió decidido a por el partido. Nocioni y Pleiss comenzaban siendo los estiletes ofensivos […]

Foto de archivo (Jose Ángel Calvo)

Foto de archivo (Jose Ángel Calvo)

Laboral Kutxa salió victorioso de un extraño partido en Murcia donde volvió a dar muestras de su potencial anotador y del buen momento de cofianza que atraviesan algunas de sus piezas.

Como ya ocurriera en Bilbao hace cuatro días, Laboral Kutxa salió decidido a por el partido. Nocioni y Pleiss comenzaban siendo los estiletes ofensivos y las primeras ventajas eran vitorianas (4-10, 6-14, 10-18). Los de Tabak seguían la tónica del partido en Miribilla y mostraban una enorme facilidad para anotar. Hasta 26 puntos anotaba en el primer cuarto, dominando y terminando mandando por 15-26

En el segundo cuarto la defensa baskonista dejó de existir. Bjelica, San Emeterio y Lampe se sumaban al recital ofensivo pero se olvidaban de "bajar el culo" atrás y los murcianos se sumaron a la fiesta. Las ventajas rondaron la decena de puntos hasta los últimos tres minutos (38-47 minuto 17) en los que los murcianos absolutamente "on fire" consiguieron un parcial de 11-6 para irse 49-53 al descanso, tras anotar 34 puntos en un segundo periodo vertiginoso.

En la segunda parte no cambió el panorama. El encuentro seguía jugándose a un alto ritmo de velocidad, con más errores que en el primer tiempo lo que provocó un ligero bajón en el ritmo anotador. Los murcianos de la mano de un fantástico Tillie (29 puntos con unos enormes porcentajes) se fueron acercando en el marcador hasta que una canasta del jugador francés dio la primera ventaja al conjunto pimentonero (64-63). La defensa baskonista seguía sin llegar al partido y los murcianos amenazaban con intentar estirarse (74-69) en el comienzo del último periodo. Emergió entonces la figura de Nocioni para sumar en todas las facetas (anotar, rebotear, forzar faltas), además de hacer sonar el despertador a sus compañeros. Laboral Kutxa dio un paso adelante en defensa subiendo un puntito su agresividad. Lampe devolvió la iniciativa al equipo con un dos más uno (77-80) y se entró en los últimos cinco minutos con todo por decidir pero con la sensación de que los de Tabak tenían una marcha más. Un triple de Heurtel y dos tiros libres de San Emeterio pusieron fin a un breve intercambio de canastas para dar oxígeno al Baskonia (83-89). Los murcianos apretaron hasta el final e incluso dispusieron de un triple para empatar a medio minuto del final pero erraron y Nocioni y Nemanja pusieron la puntilla desde el tiro libre para sumar un nuevo triunfo por 95-98.

En una semana el equipo ha conseguido triunfos complicados en pistas difíciles como son Bilbao y Murcia mostrando una enorme capacidad para anotar. La pega tal vez sea el exceso de puntos anotados por los rivales pero el conjunto entrenado por Tabak ofrece muy buenas vibraciones, en su conjunto, con los playoffs a la vuelta de la esquina.