Urteim, siete años después: "Un bazar", un restaurante y muchos locales vacíos

7 febrero, 2022

El Ayuntamiento asegura que Urteim "sigue haciendo esfuerzos para comercializar los locales"

"Un bazar" y un restaurante. Este es el balance de la operación megalómana desarrollada por Urteim en la Calle San Prudencio. Son ya siete años de compras compulsivas de locales (los primeros empezaron en 2015). La opacidad con la que se desarrolló la operación de compra de locales hacía pensar que había algún objetivo detrás. Pero nada más lejos de la realidad. Un plan comercial que se desmontó como un castillo de naipes y que está hundiendo al Ensanche.

El Ayuntamiento, que en su día visitó con los medios las obras de derribo, asegura ahora que Urteim "sigue haciendo esfuerzos para comercializar los locales". Un táctica comercial que se confirma como un fracaso. En este tiempo han abierto negocios en otras zonas del Ensanche, pero tan solo hay dos locales arrendados: "un bazar" y un restaurante.

Ana Oregi, teniente de alcalde, ha insistido en que la de Urteim es una operación privada y ha utilizado unas palabras similares a las de hace un año. Toda la oposición ha reclamado de nuevo hoy actuaciones para acabar con esta situación de locales cerrados en San Prudencio, Dato y General Álava.

El Ayuntamiento califica como "bazar" el local de Dealz en Dato

La primera apertura en los locales propiedad de Urteim fue un restaurante, allí donde en su día estuvo Taberna. Además, la cadena Dealz abrió en la Calle Dato hace un año un local que entonces la oposición calificó de supermercado. Hoy la teniente de alcalde Ana Oregi ha calificado, entre risas, como "bazar".

En este tiempo han desaparecido de la manzana marcas históricas y, sin embargo, tan solo han abierto dos locales. La mayoría de espacios comprados a golpe de talonario siguen cerrados y sin ningún proyecto sobre la mesa por ahora.

El fracaso del proyecto

Los locales de Urteim no estaban vacíos cuando los compró esta sociedad. Eran espacios con mucha vida comercial, negocios rentables que Juan Mari Uriarte compró a golpe de talonario para cerrarlos. Parecía haber algún proyecto interesante detrás, pero nada más lejos de la realidad. Su objetivo era la ampliación del parking General Álava y la construcción de un jardín privado interior. El empresario compró primero y después buscó inquilinos. 

Juan Mari Uriarte poseía ya locales en General Álava, pero en 2015 inició la compra de otros espacios en el resto de la manzana. Negocios históricos como el Taberna, Dakar, Salazar o la sociedad Zaldibartxo sucumbieron ante la estrategia de Urteim: pagar lo que fuera por los locales. En 2018 el responsable del Taberna reconocía: “El bar era muy rentable, pero la oferta de Uriarte era mejor“. Dos años después ese mismo espacio se convirtió en el restaurante Kea.

Durante varios años hubo incógnitas respecto al futuro de esta manzana, hasta que en 2018 se desveló el proyecto. El proyecto comercial de Urteim iba a contar con un parking ampliadoun gran jardín interior y cuatro lonjas comerciales de entre 200 y 800 metros cuadrados. El gran jardín sería para uso privado, donde en su día estuvo la piscina de San Prudencio. Y el resto espacios para el comercio. Sin embargo, los cálculos fueron muy erróneos. Urteim ha perdido importantes cantidades de dinero en esta operación y el Ensanche de Vitoria-Gasteiz ha perdido aún más vida comercial.