Advertisement
Advertisement

Baskonia recibe una nueva paliza en La Fonteta

17 diciembre, 2019

Los taronja fueron muy superiores en la segunda mitad, donde el Baskonia se dejó llevar de nuevo (105-77)

La derrota frente al Valencia Basket no se parece demasiado a los desastrosos episodios frente al Maccabi, el Panathinaikos o el Efes. Pero el marcador de 105 a 77 sigue siendo otra losa más en un equipo tremendamente irregular y que sufre demasiado ante rivales de nivel similar. Los taronja fueron mucho mejores que el Baskonia y se llevaron el partido mucho más por su propio mérito que por demérito azulgrana.

Aun así, no es habitual ver a los de Perasovic perder por semejante diferencia ante un equipo con idéntico récord ((6 victorias y 8 derrotas) y aspiraciones incluso inferiores a principio de temporada.

valencia baskonia fonteta

Luca Vildoza no termina de alcanzar la regularidad que se le exige al frente del timón baskonista. Foto: @Baskonia

En el lado azulgrana Toko Shengelia ejerció de nuevo como sostén de un equipo con demasiadas fugas. Anotó 15 puntos y atrapó 8 rebotes. Aunque Shavon Shields fue un socio de categoría sobre todo en la segunda mitad; acabó con 22 puntos y 7 rebotes, tirando del Baskonia cuando nadie más lo hacía. En el rival, Bojan Dubljevic disfrutó de una de sus víctimas favoritas con 25 puntos, y tuvo como principal aliado a Alberto Abalde (16 puntos).

  • Altibajos

En el primer cuarto se volvió a ver a un Baskonia de altibajos. Se sobrepuso a un gran inicio del Valencia Basket, cortesía de Quino Colom. El control en el rebote hizo que los visitantes remontaran y pusieran el 12-19 en el marcador, Shengelia mediante. Pero un parcial final de los taronja igualó el electrónico al final del primer cuarto (19-19).

La racha local continuó en el segundo cuarto hasta un 13-0 que obligó a parar el partido a Perasovic. Los de Ponsarnau eran algo más superiores a los azulgrana en cada acción, con Dubljevic desatado. Sin embargo Baskonia mantuvo el tipo gracias a acciones puntuales de Shavon Shields y a Luca Vildoza. El argentino asumió las responsabilidades que a veces escasean en el puesto de base y muestra en cada partido un nivel similar al que se le vio el curso pasado. Esta vez cogió el testigo en la anotación cuando Shengelia volvía al banquillo. Después desapareció en la segunda mitad.

Pero el principal problema de los vitorianos estaba en el aro contrario. El propio Dubljevic, San Emeterio, Abalde o Jordan Loyd siempre encontraban alguna opción clara que desmantelaba la defensa baskonista. En el último minuto y medio del segundo cuarto se pasó del 38-34 al 44-34 que ya avisaba de lo que estaba por llegar en la segunda mitad.

  • Dejarse llevar

Porque el Valencia Basket fue claramente superior al Baskonia tras el paso por vestuarios. No fue tanto por falta de esfuerzo o efectividad en los de Perasovic, sino por un baloncesto ejemplar de los taronja. La diferencia se fue a un máximo de 19 puntos en el tercer cuarto, con canastas de todos los colores y nombres. Los esfuerzos de Shengelia y Shavon Shields, los más destacados en el cuadro alavés, eran estériles.

Aun así, el Baskonia logró recortar la diferencia para empezar el último cuarto (69-58). Polonara esta vez sí dispuso de minutos y respondió con acciones positivas tras no jugar en la pasada jornada. Pero el Valencia Basket no iba a dejar escapar el triunfo en La Fonteta, y sentenció en el último cuarto con una retahíla de canastas ante un Baskonia cada vez más desmoralizado. Los de Perasovic solo anotaron 6 puntos en los últimos 6 minutos de partido (105-77). Un final más para olvidar en Euroliga (otro más) que les coloca con 6 victorias y 8 derrotas. Y esto no para: el jueves llega el Madrid al Buesa (21:00).