El bosque de árboles de Navidad en Fueros: una tradición que corre el riesgo de perderse

| 18 diciembre, 2017

La mayoría de los hogares no pone el árbol o recurre a árboles artificiales

arbol navidad compra vitoria fuerosLos árboles de Navidad han vuelto a la Plaza de los Fueros hace una semana. Año tras año la tradición se mantiene, pero cada año podría ser el último. Los árboles artificiales han ganado la batalla a los naturales.

Iñigo lleva 27 Navidades consecutivas acudiendo al frontón de Los Fueros a vender árboles de Navidad. En 1990 los abetos llenaban toda la plaza y eran varios los puestos. Hoy él es el último superviviente.

Todos sus pinos tienen raíces (la Diputación prohíbe la venta de árboles talados) y se cultivan en su vivero de Legutiano. En realidad los árboles de Navidad son una parte pequeña de su negocio.

El árbol tradicional es el abeto, pero también existen la normandiana (que no pincha nada), el pungens o el pinsapo.

Estos árboles requieren entre 3 y 8 años de cultivo para alcanzar una altura considerable. En el vivero también deben ser tratados, podados y cuidados. Luego llega la recogida: hay que arrancarlos del suelo, introducir la raíz en bolsas y posteriormente atar las ramas para su transporte. Un trabajo que justifica un coste que, sin ser elevado, sí obliga a un desembolso.

Hace 25 años se vendían 15.000 pinos en la plaza en apenas 15 días. El pasado año se vendieron unos 300, la misma cifra que espera vender este año. El árbol artificial se ha instalado en casi todos los hogares, y son muy pocos los que aún optan por lo natural. Para los que así lo deseen Iñigo atiende en el frontón de Los Fueros todos los días hasta más allá de las 8 de la tarde, y estará allí hasta el 24 de diciembre, haga frío, calor o llueva.

El frontón apenas tiene luz y, cuando anochece, Iñigo lamenta que su bosque se vuelve invisible. Paga la tasa de ocupación correspondiente, así como un seguro de responsabilidad civil. Pese al empeño del Ayuntamiento por hacer que siga viniendo, las facilidades no existen.

 


4 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Juan dice:

    Yo lo compro todos los años en fueros y lo prefiero, sin duda, al de plástico (que tienen varios familiares).
    Al final de las Navidades suelo regalárselo a algún vecino del pueblo y si no, creo que es el ayuntamiento el que lo organiza, hay un día que lo recogen.

  2. Aitor dice:

    Si luego hubiera la opción de devolverlo al vivero o plantarlo en alguna finca, aunque muy autóctonos no sean…

  3. Nora dice:

    Me alegro muchísimo la verdad, un árbol artificial dura muchísimos años y no sufre ni lo tiran a la basura cada navidad.

    Nosotros hace años teniamos uno de verdad pero lo utilizabamos cada año porque lo manteniamos en la terraza durante todo el año, eso si, sufría muchísimo con la calefacción asi que un día mi padre lo bajó al parque, lo plantó, y compramos uno artificial. De esto hace ya más de 15 años. El artificial aún dura y el natural está enorme :D

    Al menos tuvo un buen final, no como la inmensa mayoria que acababan en la basura, una pena.

  4. txikitiko dice:

    si adelantaran la fecha de la venta de árboles navideños creo que la misma aumentaría, yo mismo he he estado esperando, pero la semana pasada tuve que comprarlo en un vivero ante la insistencia de mis hijas….

Responder a Juan Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.