La venta de ropa de invierno se congela en Vitoria

20 noviembre, 2022

Algunas tiendas de ropa, con gran stock de prendas, ya califican de "desastre" los meses de octubre y noviembre

'A menos calefacción, más pijama y bata calentitos'. Con este cartel, recién colocado en el escaparate de El Rincón de La Coquette, Laura hace un guiño, simpático y un poco desesperado, para animar a la compra de una, otra o ambas prendas. Pero no hay manera.

En su trastienda se acumulan unos y otras. También en las perchas. Este año, la venta de ropa de invierno se ha congelado en los comercios de Vitoria-Gasteiz. La climatología, con calor hasta hace, literalmente, una semana, no ha invitado a probarse jerseys, abrigos o plumíferos. Ni bufandas, gorros, guantes o, como en el caso de Laura, batas ni pijamas.

Venta ropa invierno Vitoria Black Friday

Tampoco la situación económica ayuda a abrir la cartera en exceso. El gas, la luz, la cesta de la compra... Y, puestos a elegir, los consumidores optan por gastar en alimentación (no queda otra) y abonar las facturas, mientras recurren al fondo de armario de años anteriores en lo que a ropa se refiere.

Clima y precios

Venta ropa invierno Vitoria Chicas

"Es lógico y comprensible", asume Zuriñe, de Chicas. "Si hace 30 grados en la calle, no entras. Y con la situación económica, la gente está retenida y tiene miedo. Y las noticias no ayudan", razona mientras coloca un abrigo en el escaparate de su tienda en la calle Gorbea.

"Octubre y noviembre están siendo un desastre, peor que en los años de pandemia"

En el interior, asoman algunas prendas de más abrigo, pero aún abundan las de entretiempo. "Vestidos, parkas finas o abrigos de paño han tenido algo de salida, pero poco más", sostiene. Nada que ver con lo habitual de otros años para estas fechas. "A finales de septiembre ya estábamos vendiendo lo de invierno. Y ahora aún nada. Este octubre y noviembre están siendo un desastre", recalca.

Venta ropa invierno Vitoria Violeta Marengo

Las prendas de Violeta Marengo aguardan compradoras.

"Peor casi que los años de pandemia", coincide Elena, dependienta de la cercana Violeta Marengo. "Tras el confinamiento, hubo un repunte en las ventas y el año pasado fue bueno. Pero ahora... Paso horas sola en la tienda sin que entre nadie", admite señalando el vacío a su alrededor. Para ella, el problema está, más que en el clima, en el encarecimiento del nivel de vida. "El gas, la luz y el IPC están en boca de todo el mundo y la gente está retrayéndose", añade.

Laura admite que el resultado de esta campaña va a ser "a pérdidas". "Aquí tengo todo parado", muestra. Las tiendas de textil compran el género un año antes. "No sabes qué va a pasar cuando lo pongas a la venta. Otros otoños ya estábamos vendiendo y ahora nada. Con el tiempo que ha hecho y los precios que hay, la gente está esperando al último momento", apunta.

Más costes y menos beneficio

Venta ropa invierno Vitoria Paso de Cebra

Carmen, en su comercio Paso de Cebra, en General Álava.

Y, aunque la llegada de lluvias y las primeras nievas a Álava impulsen a partir de ahora la compra de ropa de invierno, tras este inicio, el balance final de la campaña no será muy cálido. "El margen de ventas será menor, porque muchas prendas se venderán en rebajas", reconoce Carmen, una de las responsables de Paso de Cebra, en General Álava.

"Nos han subido muchos los costes, pero intentamos mantener precios y que no repercutan en el consumidor final"

Veterana en estas lides, está acostumbrada a hacer frente a las adversidades. "Contra la meteorología luchamos siempre en esta ciudad", relativiza. Más le preocupa "la incertidumbre económica. Soy madre y consumidora. Si me sube la hipoteca, la luz, la cesta de la compra, ¿de dónde quito? De lo prescindible. En el fondo es así".

En sus negocios el objetivo es dar salida a los artículos que compran cada temporada. "No somos una franquicia. Lo que adquirimos es para nosotros, pase lo que pase, para siempre", detalla. "Aquí tenemos lo que tenemos, no podemos traer mucho más si no vamos dando salida a lo de ahora", añade Zuriñe.

Venta ropa invierno Vitoria

Zuriñe expone las prendas de abrigo en el escaparte de su tienda.

Ambas hacen referencia a la subida de precios que han experimentado al comprar la ropa. "La contraté por un precio y al enviarlo se ha incrementado un montón por los costes ¿pero qué haces?", plantea Laura. A ello "súmale luz y la calefacción que tendré que poner en breve. Son muchos gastos, pero intento mantener los precios para que no repercutan apenas en el cliente final. Y, como yo, sé que muchos otros comercios también lo están haciendo", desvela Zuriñe.

Lo mismo hace Carmen. Aunque reconoce que algunos precios "se empiezan a poner complicados. Está pasando con el punto, que ha subido espectacularmente. Y, como el precio unitario de cada producto es mayor, el gasto es mayor".

Black Friday y Bono Denda

Venta congelada ropa invierno Vitoria

Ni el Black Friday supone un aliciente. La mayoría no se sumarán. "Al principio, parece que si no lo haces eres el rarito o te quedas atrás. Pero no sé en qué cabeza cabe hacer un descuento en abrigos cuando el frío ha empezado antes de ayer, como quien dice. No salen las cuentas. Es pan para hoy y hambre para mañana, porque no se vende más, solo se cambian las fechas. Estás diez días antes y otros diez después sin vender. No podemos escurrir más los beneficios económicos", opina Carmen.

"Bono Denda funciona muy bien, aunque lo anuncian muy pronto y los vales son insuficientes"

"Solo beneficia a grandes superficies. Probamos hace tres años y no se ha vuelto a hacer. Supone más pérdidas", incide Zuriñe. "Eso no es para el pequeño comercio, no nos lo podemos permitir", se suma Elena.

"Me parece irrespetuoso que una clienta venga un día y tenga descuento, pero la del día justo anterior o posterior no. La gente se está acostumbrando a comprar con descuentos siempre y nada le ilusiona. La lectura que debería hacer el consumidor es si el descuento es una realidad o está engordado el precio de partida", reflexiona Carmen.

En general, son más partidarias de campañas como el Bono Denda. "Funcionan muy bien", coinciden Elena y Zuriñe. Aunque esta no comparte que se anuncie "tan pronto porque, hasta que llega, la gente está esperándolo y no compra, y eso también nos afecta". Y Elena opina que el número de vales es insuficiente "se acaban enseguida y muchas clientas no pueden disfrutarlos".

Venta ropa invierno Vitoria pijamas

Laura sí se sumará al Black Friday para intentar salvar la campaña.

Laura, en cambio, sí se apuntará al Black Friday "por primera vez". Lo anuncia resignada:"No me queda otra para intentar vender algo. Haré un 20% en pijamas y batas". Le resulta inevitable mirar a corto plazo: "Y el 7 de enero, rebajas. ¿Qué hago con todo? La campaña está perdida y me la como con patatas".

"La temporada otoño-invierno no ha empezado. Pero tengo un pequeño colchón que me permite aguantar"

Por su parte, en la zapatería Twin Sisters Esther no tiene aún claro si sumarse o no al Black Friday. Y eso que falta menos de una semana. "Todos los años me pasa igual, para mí es una comedura de cabeza. Tengo que ver qué hacen las tiendas de alrededor, la competencia. Esto va bien para las grandes superficies, que venden también mucho online, ¿pero para mí?", duda. Al final, "terminaré haciendo lo de siempre, un descuentillo del 10-15%. Lo que sí he hecho es poner una sección con pares sueltos del año pasado más rebajados y eso sí que será fijo".

Venta ropa invierno Twin Sisters

Esther, en Twin Sisters, está más tranquila por el colchón generado en años previos.

Lo que sí tiene claro es que "la temporada otoño-invierno no ha empezado aún". "Hasta hace poco, los chavales han ido con deportivas o bambas y he vendido poco goretex. Siempre hay gente que quiere ser previsora y compra en la vuelta al cole de septiembre, pero se nota el cambio climático", confirma.

Sin embargo, por ahora, está tranquila. Los siete años al frente del negocio le han aportado "un pequeño colchón del que tirar ahora y aguantar". Por eso, aprovecha estas jornadas algo más relajadas (en cuanto a ventas se refiere) para hacer labores de oficina, ponerse al día con los proveedores, ultimar los detalles de la colección que ya ha elegido para el verano de 2023 y mejorar la web y el marketing comercial para la venta online. "Porque la lluvia y la nieve llegarán, estamos en Vitoria, y se venderá", pronostica.

Gasteiz On

Venta campaña ropa invierno Vitoria

Desde Gasteiz On son conscientes de las complicaciones que atraviesa el pequeño comercio textil de Vitoria-Gasteiz. "Depende de la estructura de gastos de cada negocio. Pero es cierto que en algunos sectores el ticket se mira más que antes y la gente se lo piensa dos veces", reconoce Patricia García.

Tras un pequeño tanteo entre 23 negocios, la gerente de la asociación de comerciantes resume que en el área del hogar "las sensaciones son buenas, entran pedidos y proyectos". Por su parte, la hostelería "está funcionando, aunque aún tienen que recuperase de todo lo vivido". Y son las tiendas de textil y complementos "las que, ahora mismo, lo tienen más complicado. Se van sumando facturas y es a las que más ha afectado el clima, porque este tiempo loco nos descoloca los hábitos de consumo en algunos productos".

"El Black Friday se desvirtuó mucho. Cada comercio decidirá qué hace según su filosofía, producto y negocio"

A ello añade "cierto alarmismo" generado en verano sobre el consumo que habría al volver de las vacaciones veraniegas. "El mundo no se acabó en septiembre, se ha seguido gastando y consumiendo, pero sí que está más racionado en según qué sectores. La gente piensa más en lo que compra por el miedo y cautela de lo que pueda venir", implica.

Tampoco en Gasteiz On tienen intención de potenciar el Black Friday. "Vimos que se desvirtuó mucho. Será decisión de cada comercio en función de su filosofía, producto y negocio. Pero hay cierta división sobre si sumarse o no, porque viene como una promoción un poco impuesta del exterior o de las grandes superficies. No la ven como una campaña tan estupenda", valora.

Navidades

Venta ropa de invierno Vitoria calzado

¿Y qué previsión hay de cara a Navidades? "Hay que afrontarlas con sensatez. El año pasado había más optimismo en los comercios. La mayoría creen que serán regulares", resume García. "No sé si con las fiestas la gente se ilusionará y querrá estrenar o regalar para alguna ocasión especial", duda Carmen. "Estamos todos parecido, esperando a ver qué pasa", titubea Zuriñe.

Por ello, Carmen hace un llamamiento: "Tocan épocas difíciles, a ver si entre todos los vitorianos somos conscientes de lo que queremos para la ciudad. Si queremos que las calles de Vitoria tengan escaparates y vida, hay que comprar y consumir en las tiendas, bares y restaurantes de la ciudad".