VÍDEO: Las entrañas de la desaparecida Epsilon Euskadi y su 'revolucionario' túnel del viento

18 enero, 2019

El complejo todavía alberga lo que fue una de las tecnologías punteras del momento junto con mucho material del proyecto fallido que financió el Gobierno Vasco

Epsilon Euskadi y su revolucionario túnel del viento han sido uno de los fracasos más sonoros del Gobierno Vasco en la última década. Lo que pretendía ser una escudería con licencia para competir en Fórmula 1 acabó en la quiebra. Eso sí, después de recibir subvenciones de dinero público por valor de casi 50 millones de euros y un préstamo de 14 millones más, fruto del impulso del PNV por este proyecto.

El catalán Joan Villadelprat fundó la compañía, que instaló en el parque tecnológico de Miñano seis años después de su creación; en 2008. En 2012 la empresa quebró y sus instalaciones quedaron abandonadas, pasando a ser propiedad del parque. Ahí están los más de 15.000 metros cuadrados del edificio Marie Curie, en una parcela que ocupa el doble de espacio. En su interior todavía reside uno de los túneles de viento más innovadores de su momento. Tiene una peculiaridad inédita en el momento de su construcción: el suelo rodante. Era, en definitiva, la joya de la corona del proyecto Epsilon.

El túnel de viento se empleaba para hacer pruebas de aerodinámica sobre una maqueta que replicaba hasta el más mínimo detalle del vehículo real. Maqueta que todavía se encuentra en las instalaciones de Miñano, al igual que muchas piezas viejas, ordenadores, servidores e incluso muebles, sillas y decoraciones en los despachos, casi intactos.

tunel viento epsilon euskadi

De hecho, el edificio no ha estado sin uso todos estos años. Su estética casi futurista (especialmente la zona del túnel del viento) ha sido usada para numerosos rodajes. Una de las últimas apariciones de las instalaciones en la gran pantalla fue en la película Órbita 9, con Clara Lago y Álex González como actores principales. Sin embargo, el beneficio que han dejado estas producciones no llega ni de lejos para rentabilizar el coste que tuvieron en su día: solo han dado un beneficio de 92.000 euros.

Actualmente el túnel del viento ya no es tan revolucionario como hace diez años; aunque el hardware y la turbina pueden emplearse sin problemas, sí  que sería necesaria cierta inversión para convertirlo de nuevo en un elemento puntero. Antes del cierre de Epsilon también se empleó en cuestiones no relacionadas con el automovilismo: se han probado balones de LaLiga e incluso el ciclista Alberto Contador lo usó para realizar ciertas pruebas aerodinámicas.

tunel viento epsilon euskadi

La dirección del parque tecnológico sigue trabajando para dar una salida a estas instalaciones. Según afirman han sido numerosas las empresas que se han mostrado interesadas en el edificio desde su abandono, aunque todavía no han conseguido acordar la venta con ninguna.

Tal y como han desvelado hoy, actualmente hay tres proyectos interesados en adquirirlo o emplearlo. "El objetivo es posicionar este edificio en el mercado", han asegurado Itziar Epalza y Francisco Márquez, miembros de la dirección del parque. Algunos miembros de las Juntas Generales de Álava han visitado hoy Miñano y el edificio de Epsilon para conocer su estado.

Uno de los despachos del edificio parece haber sido usado ayer mismo.

  • Recuperación del parque tecnológico tras la crisis

La última crisis económica no solo se llevó por delante a Epsilon Euskadi. Antes de 2008 la ocupación del parque tecnológico de Miñano rondaba el 62%. Durante los años de la crisis muchas empresas abandonaron el lugar, provocando una caída en la ocupación del parque.

tunel viento epsilon euskadi

Maqueta del parque de Miñano.

A día de hoy el complejo todavía no se ha recuperado del todo. En 2016 comenzó un pequeño repunte que poco a poco devuelve la ocupación a los niveles anteriores. Actualmente un 45% de los edificios del parque están ocupados, sin contar el Marie Curie. Con el gigantesco edificio introducido en las cuentas el porcentaje baja al 30%. El número de parcelas ocupadas sí es más numeroso, con un 75%.

Un buen pedazo de la salud del parque podría pasar, por lo tanto, por la venta del edificio casi futurista y su peculiar túnel del viento.

  • El edificio Marie Curie cuando estaba en uso: