Un "viñedo urbano" sustituirá al olivo en Portal de Castilla

9 mayo, 2022

El Ayuntamiento coloca ya vides, cerezos de flor y rosales en el parterre junto a la rotonda

viñedos vitoria rotonda olivoEl parterre de Portal de Castilla con Rosalía de Castro, junto a la rotonda del olivo, tendrá nuevos habitantes. El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha comenzado a colocar vides, cerezos de flor y rosales "para desarrollar un pequeño proyecto que aumentará la calidad del espacio público del parterre de esa zona".

El Consistorio destaca que, además, permitirá "adornar el paisaje desde un punto de vista estético". De la misma forma, el Ayuntamiento ha querido tener un guiño con Rioja Alavesa con la creación de este 'viñedo' urbano. "Es un enclave que es un indudable motor económico y turístico del Territorio Histórico de Álava", destaca.

Esta nueva zona verde tendrá ocho bandas de tres unidades de vid cada una y una rosa. "Los rosales han servido tradicionalmente para proteger a los viñedos de distintas plagas", recuerda el Ayuntamiento.

olivo portal castilla

El espacio estará rematado por árboles 'prunus serrulata kanzan'. Es decir: "espectaculares cerezos japoneses ornamentales que teñirán de rosa el entorno cuando estén en flor", asegura el Consistorio.

El olivo de Portal de Castilla

Vitoria-Gasteiz dijo "agur" al olivo de Portal de Castilla el pasado mes de agosto. El árbol de la rotonda de Portal de Castilla desapareció definitivamente tras su traslado el 24 de enero por las obras del BEI.

Su muerte era algo ya esperado, y evidente a los ojos. Este 19 de agosto, el Ayuntamiento ya ha retirado definitivamente el árbol, tras comprobar que ya no iba a arraigar y que era irrecuperable.

olivo ariznabarra

Imagen del día en el que se retiró el olivo del parterre, en pleno mes de agosto.

Este árbol que se había convertido en icónico en el barrio, al estar ubicado en una zona de paso de miles de vehículos cada día, en el centro de la rotonda. Incluso había dado el nombre popular a la rotonda en la que se ubicaba.

No era el árbol más viejo de Vitoria-Gasteiz, ni el más grande. Tampoco el de más importancia medioambiental. Sin embargo, este olivo suscitó el cariño de muchísimas personas que pasaban con sus coches o paseando a menudo por este lugar.