Violonchelo da Spalla: un instrumento barroco creado en Vitoria con destino Nueva York

| 27 septiembre, 2018

Oleg ha creado en su estudio de San Martín un instrumento de la época barroca

La armonía de la música suena en un local de ‘los pintores’. Allí tiene su taller Oleg, un músico que en los últimos años se ha especializado en crear instrumentos. Un lutier que, en sólo tres meses, ha dado forma a un instrumento de la época barroca: un violonchello da spalla.

Es el segundo que hace, un encargo que irá directo a Nueva York. El violoncello da spalla recupera un sonido casi desaparecido, pero utilizado por numerosos compositores en la época barroca. Este instrumento cuenta con cinco cuerdas, se cuelga al cuello y se toca como su ‘hermano mayor’. Actualmente quedan unos 30 de aquella época, la mayoría en museos: “El sonido es muy similar al cello, menos potente, y con quinta cuerda“. De hecho, es imprescindible para tocar obra como la sexta suit de Bach.

¿Cómo ha llegado a construir este instrumento? Oleg, lleva tocando instrumentos de cuerda desde que tenía 8 años, Pero creó su primer instrumento cuando estudiaba en Bruselas, a comienzos del siglo XXI. “Tuve que construir un instrumento para mí porque no lo podía pagar. Un amigo me ofreció su taller y en tres meses construí una viola de gamba para mí: no tenía ni idea, pero lo saqué trabajando”. Oleg lleva casi 40 años tocando.

Hace seis años decidió construirse sus propios instrumentos: “No estaba contento con el trato que lutieres habían dado a mis instrumentos”. Construye cada instrumento desde cero: con madera de arce traída desde Italia, barnices creados por él mismo, ébano y mezcla de tripas y metal para las cuerdas.

¿Cómo se da forma al violoncello da spala? Esta será su segunda creación de este instrumento, bajo pedido: “Conociendo las reglas puedes desarrollarlo. Ahora mismo, en el mercado, todos los instrumentos son iguales ¿qué sentido tiene? Yo quiero cambiar la filosofía y por ello diseño diversos modelos. Sólo tienes que mantener las proporciones“. Oleg compara la creación de un instrumento con la armonía necesaria en otras ciencias como la arquitectura, siguiendo la teoría de Vitruvio.

Eso sí, no hay apenas margen para el error: “Puedes hacer pruebas, pero un error es muy caro. Primero hay que estudiar la madera y, antes de empezar a construir ,tienes muchas probabilidades de saber si puede tener buen sonido”.

El proceso de afinado se realiza lijando la madera una vez construido el molde: “Tengo que entender lo que quiere este instrumento, cada madera tiene características únicas”. La calidad de las herramientas es muy importante, y tras el lijado llega el barniz, que se incorpora con la mano.

Una vez hecho cada instrumento tiene una buena vejez: “Con los años suenan cada vez mejor. La madera es materia viva, y cuanto más vibra se encoge y cambian sonidos, que salen más armónicos”. A través de una plantilla sacas la forma y haces el molde, pero desde ahí empiezas a trabajar. “Tú puedes copiar una cosa, pero nunca vas a saber por qué está hecho de esta manera. Cualquier cámara te va a distorsionar una foto”.

Esta semana el violoncello da spalla irá a Nueva York, para un chico que estudia la Julliard School of Music. Con él podrá tocar la sexta suite de Bach, una composición que sólo es posible realizar con este instrumento.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.