La Virgen Blanca ya renueva sus luces

17 octubre, 2022

Todos los focos y puntos de luz se repondrán con tecnología led

La plaza de la Virgen Blanca renueva sus luces. El céntrico recinto de Vitoria-Gasteiz ha empezado el proceso para renovar su iluminación y recuperar las luces que tenía cuando se reinauguró, hace ya 14 años. El objetivo es ganar intensidad y retomar el juego que en sus inicios hacía la luz.

Ya en 2018 Gorka Urtaran anunció que mejoraría la iluminación de la Virgen Blanca. Pero no fue hasta el pasado julio cuando el Ayuntamiento adjudicó el contrato. Una tarea que este lunes ha dado sus primeros pasos y se ha centrado en los focos colocados en el suelo de la plaza.

Personal de la empresa Ekoargi, encargada de este proyecto, ha iniciado los trabajos, que costarán 260.389,52 euros. El plazo para finalizarlos es de 5 meses, por lo que para Navidad aún no contará con su nueva luz al completo.

Juegos de luces

Virgen Blanca luces

Las nuevas luces, todas con tecnología led, sustituirán a los proyectores de los báculos y el suelo. También a la iluminación interior de las jardineras y bancos. En concreto, los 17 proyectores de iluminación general de la plaza se cambiarán por nuevos equipos, lo que mejorará el color azul que alumbra el monumento a la Batalla de Vitoria.

También se renovarán los 25 proyectores de iluminación ornamental que resaltan el suelo con juegos de luces y se reemplazarán los de suelo que iluminan las fachadas. Además, se cambiará y saneará todo el cableado.

El Ayuntamiento busca alcanzar "niveles lumínicos superiores a los anteriores, para adecuarlos a las calles del entorno, manteniendo siempre los juegos de luces y la esencia de la instalación original".

Pérdida de intensidad

virgen-blanca-oscura

La iluminación actual de la plaza de la Virgen Blanca data de 2007. Entonces, se concedió mucha importancia a la luz para resaltar su diseño y elementos más icónicos. 25 focos instalados a lo largo de la plaza proyectaban varios rectángulos sobre el granito. Y otros tres daban un tono azul al monumento. Pero el paso de los años les ha hecho perder intensidad. Y muchos de los focos colocados en el suelo o en las fuentes ya no funcionaban.

"Respondemos a una reclamación de la ciudadanía a través del proceso participativo de la Agenda Vitoriana y perseguimos dos objetivos: aumentar el nivel lumínico y contar con un sistema más eficiente y sostenible", ha explicado Raimundo Ruiz de Escudero, concejal de Movilidad y Espacio Público.