Advertisement
Advertisement

Vitoria debate acabar con el "modelo gris del granito" en las nuevas obras

24 marzo, 2021

Elkarrekin pide pasar de un modelo gris a una infraestructura verde para mejorar la sostenibilidad

El Pleno Municipal de Vitoria-Gasteiz debatirá este viernes acabar con el modelo de urbanismo gris que se ha instaurado desde hace 20 años en las obras públicas. Elkarrekin ha presentado una moción que pide "cambiar el modelo gris del hormigón y el granito por unas infraestructuras verdes".

El pleno municipal debatirá esta propuesta para ganar "más verde en plazas, mantener zonas urbanas de refresco y crear plazas y paseos con sombra".

"A partir de la década de los 2000, en muchas ciudades europeas se consolidó una renovación del espacio público que consistía en la eliminación de elementos vegetales (arbolado, setos, jardines) así como de mobiliario urbano anclado sobre el suelo (papeleras, farolas, bancos...) para crear espacios diáfanos pavimentados por adoquines de hormigón y/o bloques de granito", recuerda Oscar Fernández.

Esta modalidad se aplicó, prácticamente en primer lugar, en la remodelación de la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria-Gasteiz en 2008. Pero le han seguido muchas otras obras: Ricardo Buesa, la plaza de Santa María, la plaza de Santa Bárbara, reforma de la cuesta de San Francisco y el portal del Rey, la plaza del Hospital, la reforma de la calle Médico Tornay, el entorno de la calle Florida-Trianas... Cada una con sus peculiaridades, el resultado ha sido la creación de este tipo de espacios diáfanos pavimentados.

Este modelo está ahora en cuestión: "Este tipo de estructuras fomenta el efecto isla de calor urbana. Este efecto está íntimamente ligado a los materiales que se utilizan para construir en las ciudades (asfalto, cemento, etc.). Por la noche estos materiales se desprenden muy lentamente de calor que captan durante el día, lo que aumenta las temperaturas nocturnas".

Además se pierde "biodiversidad urbana y servicios ecosistémicos" y el suelo pierde permeabilidad: "Hay un desabastecimiento de acuíferos y generación de escorrentías superficiales. Los suelos permeables permiten la oxigenación y transpiración del agua en épocas de calor amortiguando así las altas temperaturas. Mantener el suelo es mantener la biodiversidad. El suelo juega un papel clave en la filtración de agua hacia el acuífero".

La Evaluación de la vulnerabilidad y riesgo de los municipios vascos ante el cambio climático del Gobierno Vasco ya recoge estas propuestas, que por ahora no siguen los técnicos municipales:

  • Incrementar la superficie verde y permeable de plazas, espacios y edificios públicos del municipio.
  • Crear una red de conectividad ecológica local para mantener la biodiversidad en el ecosistema urbano.
  • Identificar, adaptar y mantener zonas urbanas de refresco como recurso para la población vulnerable en episodios de olas de calor (plazas y paseos con sombra, fuentes, etc.).