Advertisement
Advertisement

Vitoria aún no sabe qué hacer con la Gasolinera Goya

22 septiembre, 2021

La gasolinera pasa a manos del Ayuntamiento tras completar el proceso de descontaminación

La Gasolinera Goya lleva 10 años cerrada. 10 años de debate sobre su futuro. Hasta ahora la instalación pertenecía a Repsol, a la espera de una descontaminación que ya se ha producido. Pero el Ayuntamiento aún sigue sin saber qué hacer con este edificio.

El problema es que en estos años en los que aún no se había descontaminado tampoco se definió su uso. Hubo vbarias propuestas, pero ninguna fructificó. "Estamos analizando el coste económico de la remodelación, y viendo cuáles serían los posibles usos", aseguró la concejala Ana Oregi este mismo martes.

La gasolinera Goya es un edificio histórico protegido, lo que limita mucho cualquier actuación en su interior, reconoció Ana Oregi. Cuenta con dos plantas y una gran terraza, además de una rampa para acceder de la planta baja a la superior.

Eso sí, Oregi valoró de forma positiva la propuesta de Elkarrekin de destinarlo al turismo verde, teniendo en cuenta que además la zona es punto de parada de turistas. "Seguiremos compartiendo con ustedes la situación del inmueble y cuáles son los próximos pasos a seguir", aclaró Oregi.

En 2016 el gobierno municipal ya propuso ubicar en este punto la oficina de turismo con tienda y espacio de hostelería, una decisión que rechazaron el resto de grupos municipales.

Fotografía y automoción

Posteriormente Mercedes planteó hacer de esta gasolinera un museo de la automoción. Finalmente parecía triunfar la propuesta inicial de PSE y PP, asumida también por PNV: un museo de la fotografía que recogiese los fondos de Alberto Schommer. Sin embargo, esta opción tampoco triunfó, dejando de nuevo desierto un edificio que languidece entre el Parque de La Florida y los jardines Obispo Fernández de Piérola.

Entre la ciudadanía las propuestas son muy variadas, como puedes leer en este artículo:

Historia de la Gasolinera

El edificio, de 1935, está catalogado desde 1994 como bien cultural por el Gobierno Vasco, y el objetivo del Ayuntamiento es reutilizarlo como una especie de museo o centro de información. Fue construido por José Luis López de Uralde y Francisco Alonso Martos para Vicente Goya.

Su apertura no estuvo exenta de polémica, pero finalmente aguantó 75 años, llegando a ser la gasolinera más antigua de Vitoria-Gasteiz. En su disposición cuenta con una planta baja, donde aún se observan los surtidores, así como la tienda de Repsol. También cuenta con una rampa para que accedan los vehículos. En la primera planta tiene además una amplia terraza.