Advertisement
Advertisement

Vitoria-Gasteiz se harta de FCC y plantea la rescisión del contrato de limpieza

5 mayo, 2017

La empresa sigue sin cumplir el pliego de condiciones que ganó

Al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz se le ha acabado la paciencia con FCC+GMSM. La contrata de limpieza sigue presionando e ignorando sus obligaciones, y ha rechazado la última propuesta de acuerdo con trabajadores y consistorio. A partir de ahora el consistorio trabajará en la posible rescisión del contrato, tras negarse la empresa a readmitir a los 5 trabajadores.

La historia de FCC con Vitoria-Gasteiz ha estado marcada siempre por las críticas: tanto en limpieza como en otros proyectos urbanísticos (como el multiusos). En el caso de la limpieza las críticas por la suciedad han sido constantes en la última década, desde que en 2007 sustituyó a Cespa, con Alfonso Alonso como alcalde y José Antonio Pizarro como concejal de Limpieza.

El último pliego, que incluía una mayor auditoría y un compromiso de pagar sólo por los servicios prestados, se puso en marcha en junio de 2015. Este pliego ha desvelado que FCC no realizaba el 4% de los trabajos comprometidos: 1 millón de euros de beneficio en tan sólo un año por no realizar su trabajo.

FCC se adjudicó la contrata de limpieza con una rebaja cercana al 10%, pero ahora asegura que no le salen las cuentas. La multinacional se niega a readmitir a los trabajadores despedidos, y a ajustar la plantilla a lo que exige el contrato. Actualmente cuenta con 340 trabajadores de los 364 necesarios.

Rescisión, paz social o gestión municipal

A partir de este momento y a tenor de la respuesta obtenida en las últimas horas, el Gobierno municipal entiende que la UTE no quiere seguir prestando el servicio en Vitoria-Gasteiz. “Salvo cambio de opinión por parte de la empresa, entendemos que la UTE descarta continuar prestando este servicio en la ciudad”, explica el concejal de Medio Ambiente, Iñaki Prusilla.

En coherencia con el acuerdo alcanzado por el Ayuntamiento y la UTE el pasado mes de marzo, ahora corresponde explorar una salida negociada de la empresa, aunque el Gabinete Urtaran no descarta ninguno de los tres escenarios.

El primero, que se llegue a un acuerdo con la empresa y que Vitoria-Gasteiz cuente con una situación de paz social y cumplimiento del servicio en lo correspondiente a la limpieza en la ciudad. El segundo, que se alcance una salida pactada y pacífica con la empresa y que el Ayuntamiento licite un contrato con un nuevo pliego de condiciones para que otra empresa lleve a cabo este servicio. La tercera de las alternativas implicaría que el Ayuntamiento asumiera la gestión directa del servicio de limpieza.

Desde los grupos políticos EH Bildu, Irabazi, Podemos y PSE se han mostrado favorables en numerosas ocasiones a la municipalización del servicio.