Advertisement
Advertisement

Miles de personas exigen en Vitoria medidas para la hostelería

7 noviembre, 2020

La principal reivindicación de la manifestación es la ausencia de ayudas

La hostelería pide socorro. Miles de personas se han echado a la calle en la primera tarde de cierre. Piden ayudas para hacer frente a la situación. Medidas que el Lehendakari, en su comparecencia, no anunció, y se remitió a las que ya existen.

Los hosteleros aseguran que estas ayudas no son suficientes para hacer frente a todos los gastos: cuota de autónomos, facturas de luz y agua, alquileres, etc. Prevén que muchos negocios no puedan reabrir sus puertas cuando la prohibición termine.

En la manifestación se han escuchado gritos como “salvemos la hostelería", "más ayudas, menos represión”, “cerrar la hostelería no es la solución” o “supresión de impuestos”.

Los hosteleros se han mostrado muy molestos con la decisión del Gobierno Vasco de cerrar los bares y restaurantes. Además, muchos de los negocios han tenido que tirar a la basura o regalar todo el género que habían comprado para este fin de semana. Esto ha supuesto un gasto extra más. “Hoy he cortado y repartido 25 chuletas que habíamos comprado”, se quejaba un asistente.

Además de hosteleros, muchas personas que dependen de ellos para trabajar también han ido a la manifestación. “En la hostelería no solo trabaja la gente que estamos detrás de la barra”, se quejaba una trabajadora: “Si cierra la hostelería, muchas familias se quedan sin trabajo, no solo de la hostelería”.

hosteleria-apoyo-manifestacion-vitoria

Duro discurso

El discurso del final de la manifestación ha sido muy duro contra los gobernantes. "Señor Urkullu: ¿no hay dinero para nosotros pero sí para el TAV y para subiros el sueldo?", preguntaban. "¿No hay ayudas para nosotros, pero sí para proyectos como el BEI, señores Urtaran y González?".

Los hosteleros han asegurado que la mayoría de ellos no han podido acceder a las ayudas de Lanbide porque los fondos se han agotado. "Las ayudas están siendo de broma", denuncian. "Somos conscientes de que no podemos trabajar como siempre", aseguran, pero no entienden que las medidas hayan llegado sin ayudas: "Parece que han decidido sacrificarnos".

"Pasan los días, y siguen apretando la soga. Todos tenemos un límite, y ya lo han traspasado", denuncia el comunicado

Los hosteleros han llamado al diálogo a los gobernantes. Quieren consensuar medidas que sean efectivas. Aún así han vaticinado "tiempos duros", y se ponen "en lo peor, porque los gobernantes parece que no están por la labor, y la nuestra es recordarles que están jugando con el sustento de miles de personas".

Por último, han dado las gracias a todos los clientes que durante la pandemia han ido a los bares y restaurantes: "No somos nada sin clientes. Sois los únicos que os habéis preocupado por nuestra supervivencia", han agradecido.

  • A continuación puedes leer la noticia con la previa de la convocatoria

La noticia cayó como una guillotina sobre los hosteleros de Vitoria-Gasteiz. Porque prácticamente supone una sentencia de muerte para muchos de ellos. Los bares y restaurantes de Álava han cerrado desde este sábado por orden del Gobierno Vasco. La previsión es que vuelvan a abrir como pronto en diciembre, en cuatro semanas. Un periodo de tiempo que para muchos de ellos puede significar la ruina, después de las pérdidas que arrastran del primer confinamiento.

Muchos bares no volverán a levantar la persiana si no reciben más ayudas del Gobierno Vasco.

La hostelería es sin duda el sector más perjudicado por la pandemia. También porque afecta a mucha gente: hay 1.457 bares en Vitoria-Gasteiz con unos 7.000 trabajadores en ellos, según los últimos datos de 2019. Pero de los bares también viven muchas empresas de alimentación o bebidas.

Lo peor para ellos no es cerrar, algo que puede ser comprensible dada la situación actual y que han adoptado ya muchos países. Son las escasas ayudas que a su juicio otorga el Gobierno Vasco: el Lehendakari no anunció ayer ninguna compensación por este nuevo cierre: se remitió a las ayudas ya existentes. El Ayuntamiento de Vitoria ha suspendido la tasa de basuras y veladores hasta su reapertura. Además muchos trabajadores volverán al ERTE o irán directamente al paro. Los propietarios tendrán que buscar una ayuda en la prestación por cese de actividad.

Muchos vitorianos aprovecharon el viernes para realizar las últimas consumiciones en sus bares de confianza.

El sector nunca las ha considerado suficientes, y de hecho las asociaciones de hostelería ya pedían un plan de urgencia para salvar 16.000 empleos antes de anunciarse el nuevo cierre.

Sin embargo, esta línea de ayudas y medidas no les salva de pagar la cuota de autónomos, las facturas de luz o agua o el propio alquiler. Los más afortunados podrán negociar con el responsable del local un aplazamiento o cancelación del alquiler, pero la mayoría no tendrán esa opción. Además, muchos bares y restaurantes perderán el género que ya habían adquirido para este fin de semana y para los próximos días. Es el precio de avisar del cierre con apenas margen de maniobra.