Advertisement
Advertisement

Vitoria no tendrá toros en La Blanca 2017

14 diciembre, 2016

El Ayuntamiento trabaja con la Comisión de Blusas para elaborar un programa alternativo

No habrá toros en La Blanca 2017. Así lo ha confirmado el Ayuntamiento a Gasteiz Hoy tras la información avanzada por el diario El Correo. El Ayuntamiento renuncia de esta forma a dar una segunda oportunidad a los empresarios taurinos para gestionar la plaza, tras quedar desierto el concurso.

El Ayuntamiento asegura que no puede sacar un nuevo pliego negociado sin publicidad por no poder mejorar el pliego. Fuentes municipales insisten a Gasteiz Hoy en que "la decisión política de no dar recursos económicos directos a la Feria ya estaba previamente tomada y no tendría sentido moverla".

El fin de los toros deja en el aire también las vaquillas

Termina así una agonía para la Feria Taurina, que en los últimos años ha ido perdiendo más y más espectadores, y a cuya gestión han renunciado los dos últimos empresarios taurinos por falta de rentabilidad. Desde el Ayuntamiento aseguran que "el pliego no era insostenible, es en todo caso y a ojos del empresariado taurino que no ha querido competir, una falta de asistencia de público lo que hace insostenible económicamente una Feria Taurina en Vitoria-Gasteiz".

Los empresarios taurinos y el mundo del toro aseguran que la falta de ayuda han terminado por matar la feria. También lo atribuyen a las dudas por la posible consulta que se pueda celebrar en 2018 para su prohibición. Consulta que ahora carece de valor.

La asistencia ha pasado de 52.000 personas en 2011 a 21.700 en 2016

  • Caída de la asistencia

Al contrario de lo que ocurre en ciudades como Pamplona, San Sebastián o Bilbao, en Vitoria-Gasteiz la afición taurina siempre ha sido más bien escasa. Con la inauguración del multiusos el Ayuntamiento invirtió en la gestión de la feria taurina, cediendo la organización a un grupo de aficionados.

Remontaron la asistencia, pero lo hicieron gracias a los precios populares y a una fuerte inversión pública. Con la llegada de Javier Maroto se volvió a la gestión privada y a la concesión a cuenta y riesgo del empresario. Desde entonces la asistencia ha ido cayendo y la calidad de los espectáculos taurinos también. Muy pocas han sido en el último lustro las corridas de renombre que los aficionados recuerdan.

Si en 2011 fueron 52.000 los asistentes, en 2015 fueron 29.000 y en 2014 21.700. Cada corrida de La Blanca 2016 reunió a apenas 2.000 espectadores de media, lo que hace inviable cualquier gestión sin apoyo público. Habrá que ver si esta cancelación de la Feria Taurina afecta también a las vaquillas matinales, que atraían a más de 2.300 personas de media.

La Comisión de Blusas y Neskak trabaja ya en una alternativa a la Feria Taurina

Además, desde el Ayuntamiento recuerdan que en 2010 y 2011, cuando se gestionó de forma directa la feria a través de Vitauri, el déficit municipal fue de 604.496,27 euros en 2010 y 461.290,64 en 2011.

A partir de ahora la pelota está en el tejado de la Comisión de Blusas y Neskak, que serán quienes gestionen una alternativa para la plaza esos días. El Ayuntamiento deberá analizar con la Comisión la mejor solución. Una comisión que, hay que recordar, se encuentra en plena crisis con el abandono de seis cuadrillas de blusas y neskak.

De esta forma la ida y la vuelta a la Plaza de Toros cobrará un nuevo sentido, con el objetivo de que las cuadrillas tengan una lógica en su destino hacia el coso taurino.

El Ayuntamiento ve además una oportunidad para introducir novedades en La Blanca dentro del propio Iradier Arena. Además insiste en que la Inexistencia de la feria taurina no afectará a las fiestas de La Blanca.