Advertisement
Advertisement

EH Bildu quiere que 47 pisos de Aretxabaleta sean de alquiler social para jóvenes

22 noviembre, 2018

EH Bildu quiere reforzar la oferta de vivienda de alquiler social para jóvenes con 47 pisos en Aretxabaleta

EH Bildu quiere sumar casi 50 pisos de Aretxabaleta a los 10 pisos de alquiler social para jóvenes anunciados por el Ayuntamiento. Medio centenar de viviendas vacías que son propiedad de la sociedad municipal Ensanche 21. Además, propone derribar aquellos edificios que estén muy deteriorados. 

Viviendas de Bustaldea en Aretxabaleta

Viviendas de Bustaldea en Aretxabaleta

En Aretxabaleta hay cuatro zonas de edificios de propiedad municipal: Bustaldea, Nuñez Interior, Nuñez Exterior y San Miguel.

Los bloques de San Miguel y Nuñez Interior se deberían derribar según EH Bildu, ya que no pueden reformarse. Ensanche 21 tiene 9 de las 12 viviendas de San Miguel, mientras que es el propietario de los 8 pisos de Nuñez Interior.

En Bustaldea los cinco bloques (en buen estado) cuentan con 57 viviendas, de las que 42 son de Ensanche 21. Nuñez Exterior tiene 8 viviendas, de las que 3 son de propietarios privados.

aretxabaleta

En verde edificios en buen estado. En rojo edificios en mal estado

  • 47 viviendas

Con estas actuaciones quedarían en total 47 viviendas de propiedad municipal para destinar al alquiler, repartidas en Bustaldea y Nuñez Exterior. Viviendas que se suman a las 10 del Casco Viejo ya anunciadas por el Ayuntamiento.

EH Bildu considera que deben adjudicarse a los inquilinos siguiendo criterios de necesidad y sin ningún sorteo. Que la adjudicación se haga sobre las listas del Servicio Vasco de Vivienda, Etxebide.

La pasada semana, el Ayuntamiento anunció su intención de ceder a Etxebide una parte de las 480 viviendas municipales. Es Alokabide quien en Vitoria-Gasteiz ha gestionado hasta ahora el alquiler social.

Todas estas viviendas estaban habitadas y el Ayuntamiento se las compró a los dueños. Eran pisos antiguos y su intención era tirarlos para construir nuevos edificios. El problema es el alto coste que supone el derribo. Por eso ahora los partidos quieren destinarlos al alquiler social con una pequeña reforma.