Zalduondo: ruta por el pueblo que vio nacer a Celedón

El pueblo cuenta con varias casas señoriales, sus carnavales son muy antiguos y es punto de partida de distintas rutas

Zalduondo pertenece a la Cuadrilla de la Llanada Alavesa

⛪️Nombre:Zalduondo

🏘Población:205 habitantes

🛣¿Dónde está?:Cuadrilla de la Llanada Alavesa

🏞¿Qué ver?:Iglesia Parroquial de San Saturnino de Tolosa, Palacio de Lazarraga, Ermita de San Julián y Santa Basilia, Robles centenarios de Zalduondo

Zalduendo de Álava, en euskera y oficialmente Zalduondo, es un concejo que se sitúa en la parte nororiental de la Llanada Alavesa.  Esta localidad y su término constituyen el Municipio de Zalduondo.

Zalduondo, conocido como la puerta de Álava dada su cercanía con el túnel de San Adrián, frontera natural entre Álava y Gipuzkoa, pertenece a la Cuadrilla de la Llanada Alavesa y se encuentra a 613 metros de altitud.

Este pequeño municipio alavés cuenta con un rico patrimonio histórico, artístico y cultural. Desde palacios del siglo XV hasta iglesias, ermitas y puentes medievales.

Casa de Andoin-Luzuriaga, actual vivienda del escritor Bernardo Atxaga

Zalduondo cuenta con ermitas repartidas en distintos puntos del municipio: la ermita de San Adrián, está situada dentro del túnel de San Adrián o paso de Lizarrate, mientras que la ermita de San Julián y Santa Basilisa, una de las más antiguas de Álava, se ubica en las inmediaciones de Aistra, antiguo poblado romano.

También merece la pena visitar sus dos puentes medievales: El de Zubizabal y el de Txaroste. Así como parte de la calzada medieval que aún se conserva en las inmediaciones de Zalduondo.

Su cercanía con el túnel de San Adrián, frontera natural entre Álava y Gipuzkoa, ubicado en la sierra de Aizkorri, hizo que durante la Edad Media se convirtiera en la puerta de Álava. Por Zalduondo pasaba una de las rutas secundarias del Camino de Santiago, proveniente de Francia y Gipuzkoa a través del paso de Lizarrate.

  • Galería de fotos:

Pincha en las flechas para pasar las fotos

Zalduondo contó con un hospital de peregrinos y también con una potente cofradía de trajineros que se encargaba de examinar las medidas de los productos en los prósperos mercados del entorno. La riqueza que se generaba con este trasiego de viajeros atrajo a las grandes familias alavesas, que se asentaron en la zona y construyeron los palacios que hoy en día podemos contemplar en el concejo.

La importancia con la que contaba el pueblo por su estratégica situación, decayó con la construcción del Camino Real en el siglo XVII, camino que unía Álava con Gipuzkoa a través de Leintz-Gatzaga.

Debido a la existencia de otro municipio llamado Zalduendo en Burgos, la localidad alavesa tuvo que adoptar el nombre oficial de Zalduendo de Álava en la década de 1910.

Casa de los Larrea, del siglo XV y recientemente restaurada

Zalduondo es conocido por sus carnavales rurales y ser el lugar de nacimiento del célebre Celedón, popular personaje que abre y cierra las fiestas de Vitoria-Gasteiz.

En la actualidad, según Eustat, Zalduondo cuenta con 205 habitantes. De ellos 107 son hombres y 98 mujeres, de los cuales, alrededor del 66% tienen una edad comprendida entre los 20 y los 64 años.

Zalduondo vio nacer a Celedonio Anzola

Iglesia Parroquial de San Saturnino de Tolosa

La Iglesia Parroquial de San Saturnino de Tolosa se encuentra ubicada en un alto, en el corazón de la localidad de Zalduondo, Este santo francés, profundamente arraigado en los caminos de Santiago, nos habla de la vinculación de Zalduondo con la ruta jacobea.

A este santo francés está dedicado el retablo mayor del templo, la joya indiscutible de esta iglesia construida durante el siglo XVII. Se trata de un retablo en el que se fusionan dos estilos: el romanismo del escultor Pedro de Ayala, y el sabor clásico de su armazón.

La estructura de la iglesia nos anuncia que fue enteramente construida en pleno renacimiento alavés. Aún se pueden encontrar algunos elementos tardogóticos que todavía seguían teniendo vigencia en esa centuria. Es el caso de la portada, parcialmente destruida debido a la colocación de un cancel que estropeó parte de la puerta original. Su parte superior se oculta tras el granero, que se edificó justo encima del pórtico en el siglo XVIII.

En los años ochenta del siglo XX, la iglesia de Zalduondo sufrió un derrumbe parcial de las bóvedas. Para su reconstrucción, se optó por la recomposición de la bóveda perdida reedificándola con hormigón.

La iglesia parroquial de San Saturnino sustituyó a otra medieval de la que no queda rastro.

Palacio de los Lazarraga

El Palacio Lazarraga se construyó en la segunda mitad del siglo XVI. Se trata de un edificio renacentista de planta cuadrada, con una interesante portada de estilo plateresco, flanqueada por dos pares de columnas jónicas sobre pedestal con un escudo heráldico rematado por frontón.

Este imponente escudo, a su vez, está escoltado por dos esculturas antropomórficas de cuerpo entero.

La familia de los Lazarraga, vasallos de los poderosos Guevara, que tenían su señorío en la cercana villa de Oñate, fueron favorecidos por éstos y ubicados estratégicamente en ciertos lugares relevantes. Es el caso de Zalduondo que, al estar en pleno cruce de caminos comerciales, quedaba así controlado por los Lazarraga. Esta familia fue promotora de importantes obras en la localidad, como la iglesia parroquial, donde construyeron una capilla privada que todavía se conserva, y el impresionante palacio renacentista que encontramos junto al templo.

Actualmente, en este edificio está ubicado el Museo Etnográfico de Zalduondo. Un museo que a través de diversos objetos y elementos, muestra al visitante aspectos históricos relacionados con la población y su entorno, los cuales se vieron beneficiados desde la Baja Edad Media por ocupar un lugar en el Camino Vasco de Santiago.

Su contenido ilustra perspectivas variadas de la historia, la geografía, la etnografía, el folklore y el arte de la comarca, incluyendo en este último apartado las antiguas pinturas murales existentes en el Palacio, así como otras manifestaciones más contemporáneas de pintura y escultura.

El visitante conocerá mapas, planos e ilustraciones sobre la Ruta Jacobea; fondos de arte religioso con lápidas y estelas funerarias de distintos períodos; espacios domésticos, laborales y pastoriles de los antiguos hábitos de los moradores de la zona; marionetas y personajes de su renombrado carnaval; y un excelente muestrario de piezas cerámicas y de artesanía.

Ermita de San Julián y Santa Basilisa

La ermita de San Julián y Santa Basilisa es una construcción románica del siglo XII, que se encuentra ubicada en el antiguo poblado romano de Aistra.

El templo cuenta con interesantes elementos de posible raíz prerrománica. Junto a los muros de esta ermita han aparecido recientemente varios sepulcros de piedra, dispuestos unos para el sepelio de adultos y otros para niños. En su interior guarda una pila bautismal del siglo XVI donde hasta hace no demasiado se seguía bautizando a algunos niños.

Aldea de Aistra

Los restos más antiguos que se han hallado en el municipio se encuentran en el despoblado de Aistra, lugar donde se encuentra la ermita de San Julián y Santa Basilisa. Se cree que Aistra fue una aldea fundada durante los años oscuros que siguieron a la caída del Imperio Romano y la Alta Edad Media.

Recientes excavaciones arqueológicas han encontrado restos de una aldea de los siglos VI y VII d. C. Junto a estos restos se han encontrado otros que datan del neolítico y otros de la época romana.

En el siglo X se construyó en Aistra su iglesia, templo convertido en ermita y única edificación que se ha conservado hasta nuestros días.

En el XI Aistra, bajo el nombre de Haiztara, aparece por primera vez en un documento escrito. Vuelve a mencionarse en el XIII, como Ayxtara. Se desconoce cuando se despobló, pero ya en el siglo XVI San Julián y Santa Basilisa es mencionada como ermita.

Acceso al túnel de San Adrián por Gipuzkoa

Túnel de San Adrián

El túnel de San Adrián es parte del Camino de Santiago por el interior y uno de los puntos más bonitos del Parque Natural de Aizkorri-Aratz. Se trata de un túnel que atraviesa una montaña de roca y está ubicado en un entorno espectacular.

Es también un lugar histórico por el que han transitado a lo largo de los siglos peregrinos, comerciantes y reyes.

Mide unos 70 metros de largo y en su interior alberga la ermita de San Adrián. Hasta él llega una calzada medieval que deja muy clara su importancia como vía de comunicación en el pasado.

La ermita que actualmente encontramos junto a la pared septentrional del túnel se construyó en 1893, sustituyendo a una anterior que se situaba en la pared meridional.

Los dos pueblos más cercanos al túnel son Zalduondo y Zegama, en Gipuzkoa, el túnel está justo en el límite entre estas dos provincias.

Vecinos ilustres

Celedonio Alzola es la persona real que se esconde detrás de “Celedón”, el popular personaje que abre y cierra las fiestas de Vitoria-Gasteiz. Celedonio, vecino de Zalduondo, se desplazaba todos los años a la capital alavesa a celebrar sus fiestas.

Su casa natal se conserva junto al Ayuntamiento de la localidad y un parque del pueblo cuenta con una estatua en su honor.

El escritor José Irazu Garmendia, conocido con el seudónimo de Bernardo Atxaga, tiene su domicilio en Zalduondo. La Casa de Andoin-Luzuriaga es la vivienda actual del popular escritor vasco.

  • Rutas

Zalduondo es el punto de partida para adentrarnos tanto en el Parque natural de Aizkorri-Aratz como en otros espacios naturales cercanos. Por lo tanto, numerosas rutas y senderos parten desde la localidad:

La ruta que os proponemos une dos de los puntos más interesantes de la zona, el bosque de robles centenarios y el túnel de San Adrián, al cual llegaremos caminando por una calzada medieval.

Powered by Wikiloc

El recorrido, de dificultad media si lo alargamos hasta el túnel de San Adrián, da comienzo en el Parking de Sorabarri, muy cerca de la Ermita de San Julián y Santa Basilisa, discurre en su primera parte por un bello bosque de robles centenarios. Tras descubrirlo y pararnos a contemplar diferentes ejemplares, podremos ampliar la ruta recorriendo varios bosques y la calzada medieval que nos conduce hasta el túnel de San Adrián o paso de Lizarrate.

La ruta supera por poco los 16 kilómetros de distancia y cuenta con 730 metros de desnivel.

Robles centenarios de Zalduondo

En las laderas de la Sierra de Urkilla orientadas al sur, a las puertas del Parque Natural de Aizkorri-Aratz, se extiende un bosque que alberga numerosos ejemplares de robles centenarios. Algunos de los más relevantes son los situados en los montes públicos de Zalduondo y la vecina localidad de Galarreta, varias decenas de árboles de gran porte, pertenecientes a la especie Quercus petraea (roble albar).

La mayoría de los grandes robles situados entre Galarreta y Zalduondo son ejemplares trasmochos de roble albar, árboles a los que durante muchos años se realizaron podas que hacían engrosar su tronco desmesuradamente. Los árboles se trasmochaban para la obtención de carbón y bajo sus copas podía pastar el ganado.

De entre todos estos ejemplares, uno destaca sobre los demás: el Roble de Beorlatza, ejemplar híbrido con más de 7,5 m de diámetro. Se dice que en su hueco tronco caben más de una docena de personas.

Roble de Beorlaza

  • Fiestas

La principal fiesta de Zalduondo es su carnaval. Una celebración que se recuperó en 1975 tras un paréntesis de 41 años.

La fiesta gira en torno a la figura de Markitos, un muñeco que es paseado el domingo de carnaval por todo el pueblo junto a otros personajes carnavalescos. La vida de Markitos es corta, ya que tras ser juzgado, lo queman en la hoguera ante los habitantes de Zalduondo. El emblemático personaje representa todos los males de la localidad y por lo tanto, cuando arde en la hoguera, quedan expiados todos los pecados de las gentes del pueblo.

Estos carnavales son considerados los carnavales de tipo rural más interesantes desde el punto de vista etnográfico de Álava. Son muy populares y considerados a su vez, unos de los más antiguos de la provincia.

Markitos es considerado culpable de los males de Zalduondo