Advertisement
Advertisement

Mendiola debate sobre el derribo la cruz de Olarizu

17 abril, 2021

Urtaran defiende que la cruz es un símbolo "que nos hace a los vitorianos y vitorianas"

Continua el debate sobre el derribo de la cruz de Olarizu. La Junta Administrativa de Mendiola debatirá este domingo sobre este asunto en asamblea. Se trata de un paso más en el camino legal por el que el concejo quiere retirar la cruz, y en el que se enfrentan directamente con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, que se opone completamente.

Mendiola ha insistido siempre en la retirada de la cruz de Olarizu por vías "exclusivamente legales". De hecho, en febrero de 2020 Mendiola ya abrió un expediente de investigación para confirmar que la cruz está en terreno del concejo. Ahora, el concejo quiere continuar con el proceso de retirar la cruz.

Sin embargo, y aunque esto sea así, el Ayuntamiento no está dispuesto a aceptar el derribo. Esta postura se mantiene desde que Mendiola comunicó públicamente por primera vez sus intenciones.

Urtaran, "sorprendido"

El alcalde de Vitoria-Gasteiz mostró su "sorpresa" ante las noticias de que el concejo de Mendiola continua las gestiones para derribar la cruz. Una cruz que, defiende, no es un símbolo franquista. "La impulsaron tres familias nacionalistas. No tiene explicación ligarla con el franquismo".

Urtaran no cuestiona que los terrenos de la cruz sean de Mendiola. "Pero esa cruz no es ni del concejo de Mendiola ni del Ayuntamiento, es de todos los gasteiztarras", afirma. "Esa cruz es algo más que un símbolo religioso. Forma parte de nuestra cultura, de nuestra historia. Está ligada a una fiesta muy tradicional como la romería de Olarizu. Es un simbolo cultural de Vitoria-Gasteiz, un símbolo que nos hace a los vitorianos y vitorianas".

Por último, el alcalde también pide "sentido común": "¿Qué se gana retirándola? ¿A cuántas personas van a herir por empecinarse en retirar esa cruz? Yo lo que pido es sentido común, respeto a los vitorianos y vitorianas".

Cruz de Olarizu

La cruz que está en lo alto del cerro de Olárizu se instaló en 1952. El motivo original fue por la celebración de la Santa Misión en la capital alavesa. Posteriormente, el gobernador civil decidió instalar una nueva placa con los nombres de los sacerdotes alaveses que fueron ejecutados durante la Guerra Civil. De ahí su sentido franquista.

Aun así, los elementos franquistas se han retirado u ocultado en los últimos años. La misma placa de los sacerdotes, y el escudo del aguilucho (águila de San Juan) están muy deteriorados. Este último además se encuentra oculto e invisible frente a los escudos de Álava y Vitoria.

Anteriormente el cerro también tenía un repetidor junto a la cruz, instalado en 1980. Este se retiró hace dos años, cuando ya no estaba en uso.