Advertisement
Advertisement

Conoce Vitoria y Álava en tres días

15 mayo, 2019

Rutas y consejos para conocer Vitoria y Álava en tres días y exprimir al máximo los encantos de la provincia y su capital.

Si quieres conocer Vitoria pero también la provincia de Álava te damos las rutas para que exprimas al máximo todo el territorio. Vitoria-Gasteiz es la capital de una provincia muy variada, con múltiples contrastes y numerosos secretos escondidos.

  • Galería de Fotos de Vitoria-Gasteiz: pincha para verlas todas

Conoce Vitoria

Ensanche neoclásico y Casco Viejo

Tras llegar al centro lo más obligado es dar una vuelta por el ensanche. La plaza de los Fueros, obra de Chillida y Peña Ganchegui, y el Parque de la Florida, con dos siglos de vida y que acoge una variada flora con un romanticismo propio de los jardines decimonónicos. Junto a éste se encuentra el Parlamento Vasco.

Tras este paseo por un entorno de paz, llegarás a la Vitoria Neoclásica. Podrás retratarte en la Plaza de España y la Plaza de la Virgen Blanca, junto al monumento conmemorativo de la Batalla de Vitoria y a la escultura vegetal, uno de los símbolos modernos más importantes de la ciudad que recuerda la Capitalidad Verde Europea ostentada en 2012.

La Virgen Blanca es el lugar en el que, cada 4 de agosto, la ciudad se congrega para disfrutar de la bajada de Celedón, un aldeano que, con su llegada a la ciudad, da inicio a seis días de fiesta.

Precisamente en la Balconada de San Miguel se encuentra una estatua de Celedón, mirando fijamente a la hornacina de la Virgen Blanca, la patrona de nuestra ciudad. A la derecha de la balconada llegamos a Los Arquillos. Es una solución arquitectónica del siglo XVIII que permitió a la ciudad salvar de forma magistral el desnivel existente.

Subimos hacia la Plaza del Matxete, la puerta de entrada al Casco Medieval. Allí en una pared podemos ver el Machete sobre el que juraban los Diputados Generales defender los fueros. Seguimos subiendo (son ya las últimas escaleras) y alcanzamos la cima de la colina. Podemos disfrutar de la recreación de las antiguas murallas y las neveras recién rehabilitadas. La visita guiada es la mejor opción. Con ella conoceremos cómo era Vitoria hace siglos. La visita dura cerca de una hora.

Tras ésta, aprovecharemos para disfrutar del Palacio Escoriaza Esquivel, uno de los mejores ejemplos de arquitectura renacentista del País Vasco. Atravesamos el portón del Cantón de las Carnicerías y tenemos enfrente de nosotros la Torre de Doña Ochanda junto a uno de los numerosos murales que pueblan las fachadas del Casco Viejo. Esta torre alberga el Museo de Ciencias Naturales. Tras ello podemos recorrer la Calle Herrería, donde merece la pena pasarse por el Museo de Los Faroles y llegamos hasta la Iglesia de San Pedro y, más adelante, hasta la Plaza de la Provincia.

Una vez recorrida parte de la ladera Oeste, y tras el paso por la Correría, llena de vida comercial, toca pasar ahora a la parte oriental de la Colina. Tanto si somos aficionados a los naipes como si no, es obligatoria la visita al Museo de Naipes, un museo único en el mundo. No hay que olvidar que los Naipes más famosos se fabrican en Vitoria-Gasteiz.

Entre pintxo y pintxo disfrutaremos también con otros murales y podremos entrar en la Casa del Cordón, un edificio en el que pernoctaron figuras ilustres como Felipe el Hermoso o Adriano VI. Construida en el Siglo XV, la residencia rodea a una antiguo torreón del Siglo XIII.

Tras esta visita por el Casco Viejo es necesario parar a comer. Tanto en la zona centro como en el ensanche hay numerosos bares con menú del día. También es posible comer de pintxos, aunque en algunos casos esta cocina en miniatura puede salirte cara.

Por la tarde la mejor opción puede ser la de visitar la Catedral de Santa María. Si lo haces en la visita de las 18:15 tendrás además la oportunidad de disfrutar de una recreación de la policromía original del pórtico.

Si lo prefieres puedes conocer el Casco Viejo con alguna visita guiada. Los sábados hay una visita sobre el libro El Silencio de la Ciudad Blanca. También hay una ruta específica sobre los murales, otra sobre el origen de Gasteiz e incluso los misterios y leyendas que esconde Vitoria-Gasteiz entre sus calles.

Y si por la noche quieres disfrutar antes de ir a dormir conviene avisarte que, entre el lunes y el miércoles, los locales con más vida y mayor horario para cenar y tomar algo se concentran al principio de La Kutxi y La Pinto. Sin embargo, el fin de semana la ciudad se transforma. Ya desde el jueves, con el llamado Pintxo-Pote. Es una variante de la cena con pintxos.

En casi todos los barrios de Vitoria son muchos los bares que ofrecen un pintxo y un pote (crianza o zurito) por precios entre uno y dos euros.Los fines de semana el ambiente nocturno se centraliza en el centro y en varias calles del Casco Medieval.

La Vitoria Verde

El segundo día lo dejamos para disfrutar de las afueras de la ciudad. Lo hacemos con el Anillo Verde, cuyo exponente más espectacular es el parque de Salburua, donde además se encuentra el Centro de Interpretación de la Naturaleza Ataria. Hasta allí puedes llegar en un cómodo paseo en bici. También puedes ir en autobús o en coche, ya que allí no tendrás problema para aparcar.

El paseo, cercano a las dos horas en torno a balsas de agua natural es impresionante, a apenas unos metros de la ciudad, con una alta presencia de aves y de ciervos.

Disfruta de la arquitectura de los nuevos edificios como el Pabellón Fernando Buesa Arena (con capacidad para 15.500 personas) y el edificio sede de la Caja Vital.

Por la tarde podemos acercarnos hasta el extremo suroeste desde el centro, para llegar a la Basílica de Armentia. Hasta allí se llega en un cómodo paseo de tres kilómetros por el Paseo de la Senda y el Paseo de Cervantes, escoltados por casas señoriales, entre las que se encuentra la residencia del lehendakari, Ajuria Enea, y el Museo de Bellas Artes. También en la ruta se encuentra el Museo de Armería, que acoge la espada del General Álava.

Día 3: Álava y su patrimonio

  • Salinas de Añana

Visitaremos las Salinas de Añana, un paisaje lleno de eras de recogida de Salmuera que muestra la metodología antigua para recolectar los diferentes tipos de sal que produce el Valle Salado. Se trata de un paisaje único, que se puede observar desde la carretera. Aún así para las visitas guiadas sí es necesario reservar cita. La visita se puede realizar en apenas tres horas, con lo que dedicaremos el resto del día a conocer otra zona de la provincia de Álava.

  • Trespuentes

De regreso a Vitoria por la A1, nos desviamos hacia Nanclares de la Oca, y desde allí a Trespuentes. En la localidad nos encontramos con un puente de época romana que cruza sobre el Zadorra.

Tras pasar el pueblo enfilamos hacia el Jardín Botánico de Santa Catalina. Este espacio a los pies de la Sierra de Badaya, tan sólo es visitable de marzo a diciembre. En el entorno la historia y la flora alavesa se dan la mano.

Jardín Botánico de Santa Catalina en Álava

Jardín Botánico de Santa Catalina

No abandonamos Trespuentes para volver de nuevo a la época romana. El Asentamiento de Iruña Veleia acumula los restos romanos más valiosos encontrados en la Llanada Alavesa. De regreso a Vitoria pasamos por Mendoza, donde podemos observar la Torre Señorial del Siglo XIII

El Jardín Botánico de Santa Catalina, así como el Yacimiento Romano de Iruña Veleia, tan sólo están abiertos a partir de la Primavera.

Día 3: La naturaleza en Álava

Si prefieres disfrutar del paisaje natural de Álava, nuestra provincia ofrece numerosas rutas para realizar en bici o senderismo, que pasamos a enumerar:

-Puedes alquilar una bicicleta contactando con la recepción de tu hotel o con la oficina de Turismo. El antiguo Ferrocarril Vasco Navarro se ha transformado en una ruta verde, que conecta hacia el Norte con el Embalse de Ullibarri. El paseo de unos 15 kilómetros permite acercarse hasta la playa artificial de Landa, un espacio recreativo que durante los meses de Verano se llena de vida y al cual también se puede llegar en coche.

Hacia el Sur el Vasco Navarro te lleva hasta la Montaña Alavesa, en un paisaje entre robles y hayedos con pendiente suave. En el camino encontrarás el santuario de Estibaliz, una auténtica joya románica.

vista llanada alavesa desde Olarizu

Vistas de la Llanada Alavesa desde Olarizu

-Si optas por el senderismo, puedes visitar el Parque del Gorbea, el monte más alto de Álava. El monte cuenta con diversas rutas de diversa dificultad. Se llega en coche a través de la carretera a Bilbao en la salida de Gopegui. Otra opción es el hayedo del Monte Zaldiaran o, con menor nivel, el Cerro de Olarizu, donde tendrás las mejores vistas de Vitoria-Gasteiz. Puedes ir andando desde Vitoria-Gasteiz, en un paseo de algo más de 3 horas ida y vuelta.

  • Horarios de las visitas guiadas:
[ai1ec cat_name="Visitas Guiadas"]